| 25 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Policía Nacional en un aeropuerto / Imagen de archivo.
Policía Nacional en un aeropuerto / Imagen de archivo.

Una red traía inmigrantes en avión fingiendo ser menas para aprovechar el asilo

La Policía detiene a 12 personas en la Comunidad de Madrid y Alcoy por introducir ilegalmente senegaleses desde el aeropuerto de Marruecos.

| Sonia García Edición Alicante

 

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una red internacional que introducía a través del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas a migrantes de origen senegalés que se hacían pasar por menores para solicitar asilo a su llegada a territorio español en vuelos procedentes de la ciudad de Casablanca (Marruecos).

Esta red de inmigración clandestina había ideado una sofisticada ruta aérea para introducir de manera ilícita en Europa a personas de origen senegalés, según ha informado la Policía. La operación se ha desarrollado semanas después del colapso registrado en Barajas por la llegada de migrantes de diferentes países africanos, principalmente senegaleses, para solicitar asilo.

En concreto, han sido detenidas doce personas en diferentes puntos de la Comunidad de Madrid y Alcoy (Alicante), entre ellos el cabecilla a nivel europeo de este entramado criminal. Los arrestados son todos ciudadanos senegaleses -incluido el presunto líder-, excepto una mujer española, según han confirmado a Europa Press fuentes policiales.

Según la Policía, una vez superado el primer escollo, consistente en llegar desde Senegal hasta la ciudad de Casablanca (Marruecos), los migrantes, siguiendo las instrucciones de la organización, adquirían un billete de avión con destino a diferentes países de Sudamérica.

El 'modus operandi' coincide con el procedimiento de "fraude en escala" que denuncia desde hace semanas los sindicatos policiales, que han señalado a la Royal Air Maroc como vía de entrada de los migrantes que luego solicitaban protección internacional en España. En Barajas llegó a acumularse más de 400 migrantes, aunque las peticiones de visados de tránsito y el refuerzo de medidas en el aeropuerto de Casablanca logró frenar este volumen de solicitantes el aeropuerto.

Los vuelos del entramado desarticulado tenían como requisito necesario que realizaran un tránsito por el aeropuerto madrileño, aprovechando así nuestro país como puerta de entrada en la Unión Europea. En realidad no querían llegar a su destino final, sino que, aprovechando la ausencia del requisito de visado en tránsito, una vez llegaban a nuestro país desistían de continuar su viaje.

La organización criminal les entregaba un manual donde se explicaban los pasos a seguir desde que embarcaban hasta su llegada al aeropuerto madrileño, según ha informado la Policía en una nota de prensa. En concreto, han señalado que los migrantes se hacían pasar por menores de edad originarios de países en conflicto como Mali o Etiopía. Tras romper el pasaporte en el interior del avión para solicitar asilo, ya no eran retenidas en el aeropuerto, sino que las trasladaban a centros de primera acogida de la Comunidad de Madrid a efectos de protección.

La Policía ha recordado que los centros de primera acogida gozan de un régimen abierto, "por lo que una vez ingresaban en ellos lo abandonaban sin formalizar su solicitud de asilo".

La organización contaba con toda una red de recogida y traslado de estas personas a su salida del centro, donde acudían diferentes personas en vehículo para trasladarlos, a cambio de una cantidad económica, a diferentes estaciones de autobuses, aeropuertos, o incluso directamente hasta Francia, Alemania o Bélgica.

El hecho de que las víctimas de esta red de inmigración clandestina pudieran ser menores de edad alertó a la Fiscalía de Menores de Madrid, quien encomendó unas primeras gestiones de investigación a la Brigada de Extranjería y Fronteras de Madrid y a la Brigada Provincial de Información de Madrid, los cuales demostraron que en ningún caso se tratarían de menores de edad.

En la operación, que ha permitido desarticular la organización criminal, han sido detenidas un total de doce personas en distintos puntos de la Comunidad de Madrid y Alcoy, entre ellas el cabecilla de la red a nivel europeo. La investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones.