| 27 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado / Foto:  Jesús Hellín / Europa Press
Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado / Foto: Jesús Hellín / Europa Press

Las manos sucias de las élites

Hay que reivindicar reformas en el sistema electoral que permitan listas abiertas, porque emitir una papeleta con candidatos que proponen las élites ya no satisface la elección democrática

No dejo de asombrarme cuando leo que algunos dirigentes del Partido Popular estaban investigando a escondidas y por la espalda a la presidenta Ayuso. Si esta mujer me caía bien, ahora me cae todavía mejor. En el Partido Popular, aunque no es exclusivo de esta organización, están acostumbrados a derrotar a los que destacan a través de prácticas sucias, como si de estrategias mafiosas se tratara. Cuando alguien muestra criterio propio, un destacado liderazgo van a por ella, pero no a través de los Congresos de los militantes, ni a través de los estatutos que mal regulan las relaciones entre los afiliados en el seno de la Organización, sino mediante prácticas abominables y completamente rastreras.

Las cúpulas de los partidos, no tienen reparos en usar todo tipo de medios para anular a las personas válidas que no siguen siempre los criterios de la dirección. Lo hicieron con Esperanza Aguirre. Lo han hecho con Cayetana Alvarez de Toledo, apartándola de la portavocía del Grupo Parlamentario y ahora con la dirigente popular de la Comunidad de Madrid. Los madrileños la quieren, así lo demostraron en las elecciones de mayo de 2021. Ese es su pecado. Debería saber la cúpula popular y los fontaneros de Génova que estas astucias se les vuelven en su contra. La ciudadanía se posiciona con las víctimas y no con los verdugos. Debería saber Casado que su perfil y liderazgo no termina de convencer ni a sus propios militantes. Ahí están los resultados electorales y los estudios de opinión. Si fuera un buen líder, debería apartarse, ponerse a un lado en la dirección del partido y proponer a personas que cuentan con mas apoyo popular dentro y fuera del partido. Pero parece que únicamente espera que el reloj y el calendario, marque la próxima cita para intentar alcanzar el gobierno. Un buen dirigente, que mirara por el interés general, cedería para que otra persona con más tirón y criterio, compitiera con Pedro Sánchez en las próximas elecciones. Pero me temo que no será así, y su mirada cortoplacista, engreída y poco generosa impedirá que el Partido Popular gane las elecciones mientras él esté al frente.

Un 65 % de los españoles estamos insatisfechos con el funcionamiento de nuestra democracia

 

Según diversos barómetros, un 65 % de los españoles estamos insatisfechos con el funcionamiento de nuestra democracia. El deterioro institucional, el inmenso poder de las cúpulas de los partidos, la falta de rendición de cuentas, son algunas de las principales causas. Desde la sociedad civil tenemos que empezar a reivindicar reformas en el sistema electoral que corrijan estos defectos y que permitan listas no bloqueadas o abiertas porque emitir una papeleta con los candidatos que te proponen las élites de los partidos, a estas alturas ya no satisface la elección democrática.

Victoria Rodríguez-Blanco

Jurista y politóloga. Doctora en Ciencia Política