| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Caos en Torrevieja: Más de 70 enfermos abandonados en los pasillos de Urgencias

Los boxes del Hospital están colapsados, tardan más de 12 horas en atender a los pacientes y no hay pediatras. El centro hospitalario que era referencia está sumido en el desastre

| A. Maestre Edición Alicante

En menos de nueve meses desde la reversión el Hospital Universitario de Torrevieja está sumido en un absoluto caos. La gestión directa de la conselleria de Sanidad ha abocado al centro hospitalario a ofrecer un servicio precario y a abandonar a personas enfermas a su suerte en los pasillos y hasta en la calle, donde este fin de semana se contabilizaban hasta 80 personas a las que no se les había ni siquiera preguntado por sus dolencias. 

Más de 70 enfermos sobreviven en los pasillos del Hospital de Torrevieja a la espera de ser atendidos. Les dicen que no hay médicos suficientes y procuran ‘quitarse de encima’ a quienes pueden convencer de que en casa estarán mejor.  

Este fin de semana las urgencias del Hospital de Torrevieja tenían los Boxes colapsados. Los tres pasillos llenos de camas con enfermos abandonados y 80 más en espera en la calle. Los pacientes tienen que esperar más de 12 horas hasta que alguien se dirija a ellos para preguntarles por su dolencia. Una vez en la cama dicen que es peor, hasta 70 horas han tardado en revisar a clientes que habían sido ‘acomodados’ en sus camas. 

¡Puig, has conseguido hundirlo! 

Las redes sociales echan chispas con quejas y denuncias muy graves por parte de los pacientes del Departamento de Salud de Torrevieja. Lamentan que el servicio ordinario se haya convertido en un caos, y advierten de que este verano en la zona se triplica la población, lo que generará un colapso todavía mayor. 

Los comentarios en los canales sociales de internet acusan directamente al presidente Ximo Puig de haber hundido el hospital y su reputación.