| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El conseller de Sanidad, Miguel Mínguez, y su antecesora, Ana Barceló
El conseller de Sanidad, Miguel Mínguez, y su antecesora, Ana Barceló

La sanidad privada salva a la Generalitat de más colapso en las listas de espera

Pese a que los mensajes del Botànic son en contra de las privatizaciones, los hospitales públicos aumentan un 67% las derivaciones de operaciones a la sanidad privada

| E. M. Edición Alicante

Escuchar a un dirigente del Botànic, ya sea de PSPV, Compromís o Podemos, cargar contra la sanidad privada y las privatizaciones, práctica que vinculan con el PP o que según ellos se produce en otras comunidades como Madrid, es el pan nuestro de cada día. Pero las cifras de la sanidad demuestran que una cosa es lo que se dice, y otra lo que se hace: la Generalitat Valenciana echa mano, y mucho, de la sanidad privada para poder desahogar las tan congestionadas listas de espera en los hospitales públicos.

En concreto, los hospitales públicos de la Comunitat Valenciana aumentaron un 67% el número de operaciones derivadas a la sanidad privada, tal y como adelanta el diario Información con datos de la provincia de Alicante. En algunos hospitales como el General de Elche el incremento de derivaciones a la privada es de un 225% más desde 2019.

Estos datos supone que los hospitales públicos valencianos triplican el número de cirugías derivadas a la privada, como pasa en el Hospital General de Elche, que ha pasado de 281 desviadas a la privada a 914 intervenciones. En el hospital de Alcoy, las derivaciones han pasado de 676 a 1.842 desde la pandemia, un 172% más.

En Elda se han incrementado de 957 a 2.542 las derivaciones a la sanidad privada, un 166% de aumento. El Hospital General de Alicante dobla el número de derivados a la sanidad privada, tras pasar de 1.199 a 2.311, un 93% más, según los datos de Información. Unas cifras que no casan con el discurso del Botànic en contra de las privatizaciones y a favor de solventarlo todo en la sanidad pública de la que tanto presumen.

Desde Sanidad justifican este incremento notable de desviaciones de operaciones a la privada en la necesidad por el COVID donde muchos quirófanos se reconvirtieron para atender a los pacientes COVID, y que lo que se derivan son pequeñas intervenciones. Sin embargo, los sindicatos critican la falta de medios para atender a los pacientes. Por cierto, las operaciones que más se derivan son las que tienen mayor lista de espera, un dato que apunta a que esta estrategia es para rebajar las listas para operarse, tan cuestionadas por pacientes y oposición.