| 23 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Arrimadas en un acto en la Comunitat Valenciana
Arrimadas en un acto en la Comunitat Valenciana

Rebelión en Ciudadanos: manifiesto de cargos de Cs para echar Inés Arrimadas

La vicealcaldesa de Alicante, Mari Carmen Sánchez, encabeza con otros dirigentes nacionales la plataforma Somos Cs que pide un cambio de dirección. Juan Córdoba o Javier Gutiérrez se suman

| E. M. Edición Alicante

Siguen las aguas movidas en Ciudadanos. Si hace unos días era la cúpula de las juventudes de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana la pegaba el portazo, ahora una plataforma encabezada por varios dirigentes de la formación pide la dimisión del Comité Ejecutivo que preside Inés Arrimadas.

Al frente de esta plataforma, denominada Somos Cs, y de su manifiesto se sitúan un grupo de cargos públicos de Ciudadanos, incluyendo vicealcaldes y diputados provinciales, encabezados por la vicealcaldesa de Alicante, Mari Carmen Sánchez, el diputado provincial en Alicante y portavoz en la Diputación, Javier Gutiérrez, -enfrentado a la dirección del partido que le quitó d sus cargos orgánicos- o el diputado provincial en Valencia, Juan Córdoba.

Se les suman cargos de toda España como la diputada en las Cortes de Aragón, Susana Gaspar, el portavoz adjunto del grupo parlamentario en Asturias, Sergio García, el diputado provincial de Jaén, Ildefonso Ruiz, la ex senadora por Andalucía y ex secretaria de organización, Mar Hormigo, la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández o la portavoz del Grupo Parlamentario de Asturias, Susana Fernández.

 

Los cargos, que han creado una web para que se sume quien quiera a su iniciativa, denuncian que en Ciudadanos "conviven dos almas", los que se han "dejado la piel" para hacer crecer el proyecto de Albert Rivera y "los que se afiliaron al calor de las encuestas, viniendo a mesa puesta, exigiendo puestos y cargos, convirtiéndose en el núcleo más cercano a Inés Arrimadas".

Arrimadas se ha convertido en una presidenta despegada de la realidad, que utiliza a Ciudadanos como escudo para ocultar su propia crisis, que no pisa la calle y que no visita ni a los territorios ni a los cargos públicos y orgánicos que están día a día cerca de los afiliados y de los ciudadanos”, subrayan.

Se quejan de "los errores estratégicos" que han llevado a la sucesión de derrotas electorales y a la pérdida de militantes y diputados autonómicos, “todo ello sin autocrítica alguna”, por lo que entienden que "ha llegado el momento de dar la voz a los afiliados y que ellos decidan, en una asamblea general extraordinaria, qué refundación quieren".

"El problema de Cs no es el logo, ni el color, ni los afiliados, ni de aquellos que dimitieron de sus responsabilidades ejecutivas hace ya casi tres años. El problema de Cs es el de las personas que lo dirigen estos últimos años, que anteponen sus intereses personales y económicos, atrincherándose en el cargo, al interés general del partido y de España", sostienen.