| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Siete años y medio por golpear, apuñalar y echar gasolina a su mujer y a su hijo

El hombre de 42 años y vecino de Elda amenazaba con prender fuego a su mujer y a su hijo tras mantener una fuerte discusión con ambos

| A. Maestre Edición Alicante

 Un hombre de 42 años y vecino de Elda ha sido condenado por la Audiencia Provincial a siete años y seis meses de prisión por golpear a su mujer y a su hijo en el transcurso de una discusión en la que apuñaló al chico y llegó a rociarlos a ambos con gasolina mientras les amenazaba con prenderles fuego.

El tribunal de la Sección Primera que enjuició los hechos considera al procesado responsable de un delito de malos tratos en el ámbito de la violencia de género, por el que le impone un año de prisión y, además, concluye que también es autor de un delito de lesiones, por el que acuerda otros cuatro años y seis meses de cárcel, y añade dos años más por amenazas graves.

 

Las agresiones y las amenazas se produjeron entre las 14 y las 15 horas del 6 de marzo de 2022 en el domicilio familiar, después de que el acusado y su mujer iniciasen una fuerte discusión. En un momento de la pelea, el procesado le propinó un puñetazo a su esposa, lo que hizo que un hijo común, de 18 años, intercediese en defensa de su madre para evitar que continuase golpeándola.

La sentencia cree probado que el procesado también asestó otro puñetazo a su hijo y que, acto seguido, se marchó del domicilio a comprar un bidón de combustible para regresar a casa con actitud agresiva hasta amenazar a ambos con prenderles fuego, con expresiones como os voy a matar o no vais a llegar a la noche, todo ello con un mechero en la mano.

A continuación, agarró una fusta con la que trató de golpear a su mujer, pero de nuevo se interpuso su hijo, a quien le propinó varios golpes en la espalda y en los brazos mientras seguía con las amenazas. Además, cuando el hijo trató de defenderse, el procesado sacó una navaja de su bolsillo y se la clavó en la parte posterior del hombro derecho causándole una herida de seis centímetros y medio.

Solo la llamada de una de las hijas menores de la pareja a la Policía propició la detención del acusado poco después, a las puertas del domicilio familiar.