| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ayer en la sesión plenaria del debate presupuestario.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ayer en la sesión plenaria del debate presupuestario.

El veto de PSOE y Vox deja a Andalucía sin una lluvia de proyectos y ayudas

Tras el rechazo ayer de la oposición a la tramitación del Presupuesto para 2022, se ponen en riesgo las cuantiosas inversiones previstas para Andalucía en el año clave de la recuperación.

| Manuela Herreros Andalucía

Decepción y frustración. Se unen estos dos sentimientos en los máximos dirigentes del Gobierno de la Junta de Andalucía escasas horas después de ver como la oposición bloquea los Presupuestos para 2022 y obliga a prorrogar los actuales.

El propio presidente andaluz, Juanma Moreno (PP), y el vicepresidente, Juan Marín (Cs), se expresaron anoche a través de sus redes sociales tras la votación a las enmiendas presentadas por PSOE-A, Unidas Podemos y Vox en el Parlamento, que frenan las Cuentas para el último año de legislatura.

Hoy jueves en persona, en la sesión de control, Moreno ha calificado de "disparate" el derribo a la herramienta más poderosa para la recuperación. Para el presidente de la Junta es "incomprensible" lo sucedido y se dirige a Vox acusándolo de "traicionar" el pacto por el cambio tras 40 años de socialismo. 

Sus prioridades son sus siglas, su partido y sus intereses

Estas han sido las palabras dirigidas al portavoz de Vox, Manuel Gavira, grupo al que acusa de colocarse como el "gran aliado" del PSOE y Unidas Podemos y haber "herido" a esta tierra.

Moreno no se detiene a pesar de la "alianza anticambio" que tiene por delante y asegura que el Gobierno va a "seguir trabajando con responsabilidad, queda un año de legislatura", frustrando así los cálculos de la oposición.

Los intereses partidistas de los grupos han primado sobre la posibilidad de que la comunidad siga creciendo y recuperándose de la crisis sanitaria y económica. Porque las decisiones tienen unas consecuencias y en este caso se impide que se aplique un 9% de incremento en el presupuesto con respecto al ejercicio anterior y se dediquen el 65% de los 43.800 millones programados a la sanidad, la educación y la dependencia.

Lo avisó ayer el consejero de Hacienda, Juan Bravo, a la oposición, "será lo peor que le pueda pasar a Andalucía" y se impide recuperar "el despegue" que frenó la pandemia, fueron sólo algunos de los mensajes que no calaron en el arco parlamentario.

 
PSOE-A y Vox se dan la mano contra el Gobierno de Moreno

PSOE y Vox aplican una pinza al Gobierno porque quieren debilitar el pacto y evitar que Moreno y los suyos puedan presumir al final del mandato de los resultados de la gestión.

Y es que ya tenían sus planes claros antes de sentarse en la Cámara. El PSOE-A de Juan Espadas demostró ayer que, a su talante dispuesto al acuerdo inicial con el bipartito, se impone lo que le ordenan desde Ferraz.

Pedro Sánchez ha impedido que se produzca el pacto con el PP en Andalucía, aunque no le ha importado al presidente del Gobierno darle la mano a los independentistas de ERC o a los "herederos de ETA", Bildu, para sacar adelante sus PGE.

Vox tampoco tenía en sus planes apoyar la Ley Presupuestaria. Las encuestas apuntan a que la formación sube en intención de voto y desde Madrid con su líder Santiago Abascal quieren marcar el ritmo y forzar el adelanto electoral. Así  lo dejó claro ayer en el pleno el portavoz Manuel Gavira que exigió que se convoquen de forma inmediata.

Deja de ser útil para la comunidad y para ese cambio que sí favoreció apoyando el pacto entre PP y Cs para sacar al PSOE de la Junta después de casi 40 años. También ha respaldado los tres presupuestos anteriores, pero ahora comienza su carrera en solitario, cargados con una ideología que les impide mirar por los intereses de los andaluces.

Explicaciones como responsables del freno a la recuperación

Para el Gobierno andaluz los dos grupos que dejaron caer los presupuestos tendrán que dar explicaciones a los ciudadanos por poner en peligro las posibilidades de recuperación. Se paralizan las Cuentas más elevadas de la historia que, alejadas de cualquier ideología, apostaban por los pilares básicos de la sociedad.

PSOE-A y Vox han impuesto la prórroga y dejan a la sanidad pública sin el incremento de más de 1.100 millones de euros previsto y paralizan importantes partidas que benefician a
los jóvenes (5,4 millones para tarjeta transporte), los ayuntamientos (504 millones del Plan de Cooperación Municipal), los autónomos (20 millones para inicio de actividad), las universidades (45 millones) o la cultura (60 millones).

Pero aún más grave es la tesitura en la que pondrán a la Junta para gestionar los fondos europeos Next Generation en un año crucial para la puesta en marcha de proyectos con una cuantía de 5.800 millones que llegan en 2022. La administración tendrá que generar los créditos a medida que vayan llegando los fondos, lo que equivale a ir rehaciendo el presupuesto mes a mes, con la complejidad que eso supone.

Los proyectos que peligran

Una lluvia de millones con la que podían haber mejorado cada una de las áreas de la Junta y los servicios y proyectos para los andaluces, pero que se pierde por el desagüe. La oposición ha votado "no" a las inversiones para infraestructuras concretas, con cuantía y destino.

Como ejemplo los 329 millones para nuevos centros de salud y hospitales; las partidas de más de 5 millones para las sedes judiciales y numerosas mejoras para comunicaciones como el Metro de Granada (10 millones menos), el tranvía de Jaén (4 millones); o la renovación de material para el Infoca (4,6 millones), entre otros muchos.

Varapalo a un ambicioso proyecto que se queda en el cajón tras seis meses de trabajo en su elaboración y numerosas reuniones con la oposición para alcanzar el consenso que ha pedido Moreno. Pero en la política las estrategias electorales pesan y Andalucía está en el foco de todos los partidos encaran las elecciones en noviembre de 2022.

 El PSOE-A trata por todos los medios recuperar su feudo y las garras llegan desde Ferraz a la agrupación autonómica. El secretario general del PSOE-A y alcalde de Sevilla ve un futuro turbio, porque tendrá que tapar los agravios de Sánchez a la comunidad y omitir la corrupción que afecta a los actuales cargos de su partido y de lo que aún queda mucho por conocer a través de las próximas decisiones judiciales.

Pero si el objetivo es forzar el adelanto, el Gobierno de Moreno y Marín resistirán a la presión y agotarán la legislatura a pesar de los problemas que supondrá gestionar las Cuentas este año. Así lo ha afirmado el líder de Cs que ha añadido que "Sánchez estuvo tres años con presupuestos prorrogados".