| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El expresidente de la Junta, el socialista José Antonio Griñán.
El expresidente de la Junta, el socialista José Antonio Griñán.

La foto inminente de Griñán entrando en la cárcel que aterra a todo el PSOE

El PSOE se somete al escarnio público por el ingreso en prisión del expresidente y quiere evitar que los dirigentes socialistas le arropen como sucedió con Vera y Barrionuevo por el GAL

| Manuela Herreros Andalucía

La imagen del expresidente andaluz José Antonio Griñán entrando con su macuto en la cárcel es la fotografía que el PSOE quiere evitar a toda costa, porque saben que esta será la confirmación definitiva del castigo a la corrupción que han ejercido durante sus gobiernos al frente de la Junta de Andalucía.

Han usado todas las vías judiciales posibles, interponiendo recursos a la sentencia de 2019 de la Audiencia de Sevilla, al Supremo que confirmó las condenas por el caso de lo ERE, solicitando el indulto al Gobierno de Pedro Sánchez y a la defensa le queda que el Tribunal Constitucional revoque su inmediata entrada en prisión, algo poco probable.

La última maniobra se ha producido este mismo jueves al presentar la defensa de Griñán un recurso de súplica para que la Audiencia de Sevilla rectifique el plazo de diez días que marcó para el ingreso en la cárcel y lo amplíe a tres meses. Incluso hace referencia a que el tribunal se dirija al Gobierno central del PSOE para que acelere la resolución del indulto.

A pesar de estos trámites para ganar tiempo, todo apunta a que Griñán tendrá que hacer la maleta con destino al centro penitenciario que tendrá la posibilidad de elegir para cumplir la condena a seis años de prisión por el delito de malversación de caudales públicos. Una entrada que tratarán que se produzca de la manera más discreta posible, tanto es así que desde el PSOE-A no quieren que dirigentes del partido lo acompañen en el duro momento de su ingreso, al considerar que le harían "un flaco favor".

 

El PSOE no quiere repetir la instantánea de 1998 de la cúpula socialista arropando al ex ministro del Interior José Barrionuevo y el exsecretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera cuando entraron en prisión por el caso GAL  Porque lo cierto es que el "flaco favor" será más bien al propio PSOE que se vuelve a señalar como un partido corrupto y en el peor momento posible: a escasos meses de las elecciones municipales que se celebran en mayo del año que viene. Será complicado generar de nuevo la confianza en los electores y en lugar de pedir perdón por los casi 700 millones de euros que dilapidaron en el fraude de los ERE, prefieren cuestionar a la Justicia que ha emitido una sentencia firme y hablar de "cacería política".

Imagen de Felipe González abrazando a Vera y Barrionuevo antes de su ingreso en prisión en Guadalajara en 1998.

 

Sin respeto a las decisiones judiciales, el PSOE-A sigue defendiendo la honorabilidad de Griñán, omitiendo el fallo del Supremo en el que se justifica de forma minuciosa como desviaron el dinero para favorecer a empresas y a personas afines al partido, creando un sistema fraudulento para instaurarse en el poder, y el propio expresidente no hizo nada para evitarlo.