| 04 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.
El expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.

Griñán clama que "no es un político corrupto" ante la presión de su ingreso

La defensa del expresidente de la Junta presenta un escrito para tratar de desestimar el de la Fiscalía, que solicita que cumpla de forma inminente su condena a seis años de cárcel.

| Manuela Herreros Andalucía

A la defensa del expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, le quedan pocas oportunidades para conseguir que el ingreso en prisión del que fue máximo dirigente del PSOE se suspenda o aplace. El último intento ha sido presentar un escrito ante la Audiencia Provincial de Sevilla, en respuesta a la petición de la Fiscalía Anticorrupción para que la entrada a la cárcel del socialista sea de forma inmediata y cumpla la pena a seis años impuesta por el caso de corrupción de los ERE.

El abogado del expresidente, José María Calero, ha esgrimido ante el juzgado que Griñán "no es un político corrupto" y ataca a la Fiscalía que rechazó retrasar el ingreso en prisión mientras el Gobierno de España se pronuncia sobre el indulto parcial solicitado por la familia del condenado y que cuenta con las firmas de apoyo de muchos socialistas y amigos.

 

"Que mi mandante no es un político corrupto, en el sentido que se quiera dar a ese adjetivo descalificativo, incluyendo el más amplio posible, es una evidencia, un hecho notorio, conocido de todos y que difícilmente pudiera pasar desapercibido para una fiscalía especializada, acostumbrada a conocer políticos corruptos", ha recogido en el escrito para pedir la desestimación del emitido por el Fiscal.

El abogado argumenta razones de diferente índole como el tiempo transcurrido desde los hechos juzgados y el actual, la avanzada edad de 76 años de Griñán o que es su única condena. De forma más afinada justifica en que no se puede demostrar la vinculación del dinero desviado con el patrimonio de su cliente.

La presión se incrementa desde todos los frentes

El expresidente andaluz está cada vez más cerca de entrar en la cárcel en cumplimiento de los delitos de malversación y prevaricación por los que ha sido condenado, junto a otros ocho exaltos cargos socialistas, que han dado los mismos pasos para evadir 'las rejas'. Pero tanto la Audiencia de Sevilla en 2019, como el Tribunal Supremo este año han coincidido en que crearon un sistema de ayudas fraudulento durante diez años dentro de la Junta de Andalucía que desvió 679 millones de euros y en el caso de Griñán pudo evitarlo pero no actuó.

Ahora quedan pocas cartas por jugar y se agota el tiempo para la defensa que aún podrá presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional o esperar a un pronunciamiento del Ejecutivo de Pedro Sánchez otorgando la medida de gracia para salvar al que fue uno de los máximos dirigentes del PSOE.

 

Pero la presión para los socialistas se incrementa y el PP como acusación particular se da la mano con la Fiscalía y también se adhiere a la petición para que se cumplen las condenas y entren en la cárcel. Al respecto, el secretario general del PP-A, Antonio Repullo, ha apuntando a través de un comunicado a que "el hecho de que entren o no en prisión va a venir determinado por los jueces y la línea jurisprudencial del Constitucional, que ya ha dicho que la sentencia hay que cumplirla con independencia de que soliciten un indulto".