| 24 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La senadora socialista y expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en su declaración en la comisión de investigación de la Faffe.
La senadora socialista y expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en su declaración en la comisión de investigación de la Faffe.

Susana Díaz se sacude de cualquier responsabilidad de la Faffe: "No estaba allí"

La expresidenta se escuda en que no estaba al frente de la Junta ante la investigación del escándalo a pesar de que se liquidó en 2016, y sólo aclara que en su Gobierno "no tenían tarjetas"

| Manuela Herreros Andalucía

Ella "no estaba allí". Con esta frase la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se ha desvinculado de cualquier responsabilidad sobre la Fundación Fondo para la Formación y Empleo, Faffe, en la sesión celebrada esta mañana en la que estaba citada.

Casi tres horas de declaración que no ha servido para esclarecer nada en la comisión de investigación que lleva a cabo el Parlamento sobre esta Fundación ya extinta de la Junta, a través de la cual presuntamente se desviaron fondos públicos, se enchufaron afines al PSOE y sindicatos y se gastó el dinero en prostíbulos y fiestas. Unos hechos que se investigan en los juzgados.

 Se habían producido silencios, como el del expresidente Manuel Chaves, y ausencias de los citados, como la de José Antonio Griñán, pero en este caso la comisión se ha convertido en un debate político más que en un turno de preguntas y respuestas. Díaz tiene muchas tablas en estos asuntos y ha sabido degenerar el objetivo de la comisión ante la indignación de PP, Cs y Vox no han recibido contestación sobre ninguna de las preguntas formuladas.

Mientras el PSOE-A ha intervenido sólo para criticar que su compañera haya llegado a sentarse ante la comisión por intereses políticos y Unidas Podemos lleva dos meses sin asistir a la misma.

La defensa de Díaz se ha basado en argumentar que no estaba dentro del gobierno de la Junta de Andalucía durante el periodo de vida de la Faffe, que fue de mayo de 2003 a 2011, sino que llegó un año después como consejera y entre 2013 y 2019 como presidenta.

Pero aunque esta ha sido su argumento, los portavoces del PP, Cs y Vox han insistido en que la Faffe se liquidó definitivamente en 2016, cuando si ocupaba el máximo cargo en el Ejecutivo andaluz. Pero con una capacidad asombrosa para eludir este dato (que ratificó hace cuatro años  uno de sus actuales diputados, Javier Carnero), Susana Díaz ha indicado que la misma información que ella tenía, es la que tiene el actual presidente Juanma Moreno y su gobierno.

De hecho ha animado a convocar a algunos de los miembros actuales del gobierno y ha asegurado que bajo su mandato ha habido "tolerancia cero" con las irregularidades y ha mostrado la confianza en que el gabinete jurídico de la Junta ha actuado ante cualquier incidencia.

"No puedo aportarle nada nuevo mas allá de que las responsabilidades están ahora mismo en la Junta de Andalucía", ha aseverado.

Infructuosas las preguntas de los miembros de la comisión sobre el personal que se traspasó de la Faffe al Servicio Andaluz de Empleo y que estaba mano sobre mano porque no tenían funciones asignadas, ni de las subvenciones no ejecutadas, las becas no abonadas o los expedientes de reintegros de las ayudas sin resolver y con informes de iban a prescribir. Tampoco sobre las contrataciones de último minuto o los 16 millones ingresados en la Faffe un mes antes de su cierre.

No ha contestado porque su estrategia ha sido sostener que, si aún se mantiene ese personal con la presidencia del PP y Cs, es porque no han sentencia judicial que autorice su despido, lo mismo que le sucedió a ella.

La actitud que tuvo Moreno Bonilla es la misma que tuve yo

En su Gobierno "nadie tenía tarjetas"

Sólo una intervención de Díaz ha sido clara al asegurar que "nadie en mi consejo de gobierno tenía tarjetas, ni yo misma" y que se enteró de su existencia a través de los medios de comunicación porque el PP inició la campaña electoral desde uno de esos club de alterne. Es la única explicación de la larga y bronca comisión, con continuas interrupciones y cuestionamientos sobre el funcionamiento.

Díaz ha aprovechado cada uno de sus turnos de réplica para indicar que "dentro de lo absurdo" de su citación le ha servido para demostrar su "honestidad", alegando que "entró como salió", sin ninguna denuncia ni imputación hacia su gobierno y con la "cabeza alta". La expresidenta ha reiterado que ha gobernado de forma "ejemplar" y defiende así su "legado".

Díaz saca a Marín como defensor del Gobierno del PSOE

Tanto ha defendido su comportamiento que incluso ha comentado una conversación que mantuvo "hace una semana" con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (Cs). "Con claridad me dijo que estaba orgulloso de haber trabajado con el gobierno del PSOE durante cuatro años", para añadir que  ella dispone de la misma información que Marín, porque había un comité de enlace y "tres años después reconoce la honestidad con la que ejerció mi gobierno".

Díaz dice que "falta una pata" en esta comisión que es que comparezca un miembro del actual gobierno. "Con el mismo criterio que venga el señor Moreno Bonilla". Para la actual senadora socialista lo mismo que sabía ella, lo sabe el actual presidente.

Según las palabras de la que fue presidenta andaluza sus anteriores citaciones respondían a intereses electorales y ha criticado que la propia comisión de investigación nazca del consejo de gobierno. "No me traían nada mas que para hacer daño a mi partido", ha afirmado.

Y después de la esperada comparecencia de Díaz, las responsabilidades políticas sobre las irregularidades cometidas en la Faffe se quedan de nuevo en el aire, porque nadie sabe nada, por lo que habrá que esperar a que sean los juzgados los que diriman las responsabilidades penales.