| 25 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), junto al fundador del Partido Andalucía, Alejandro Rojas Marcos.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), junto al fundador del Partido Andalucía, Alejandro Rojas Marcos.

El andalucismo mueve ficha y busca el empuje de Moreno para tener su 'Diada'

El fundador del Partido Andalucista, Rojas Marcos, anima al presidente de la Junta a convocar una manifestación el 4D, porque Andalucía "no tiene quien la defienda" del ataque de Sánchez.

| Manuela Herreros Andalucía

El andalucismo ha sido un sentimiento e ideología que ha permanecido casi 'dormido', hasta ahora que lo ha despertado, curiosamente, el socialismo de la mano de Pedro Sánchez. Desde aquellos movimientos de los años 80 para pedir el referendum que derivó en la aprobación del Estatuto de Autonomía de Andalucía (1982), en pocas ocasiones se habían vuelto a hablar tanto de la identidad andaluza.

Las negociaciones del presidente del Gobierno en funciones con los independentistas de Carles Puigdemont y las cesiones que tendrá que asumir de Cataluña y País Vasco para ser investido, han sido el detonante para desatar el malestar en Andalucía.

 

Con el Partido Andalucista disuelto desde 2015, han sido representantes políticos como el presidente de la Junta, Juanma Moreno, el que ha hecho propio el discurso andalucista en los últimos años, reaccionando con contundencia ante los planes de Sánchez o ante cualquiera que ha intentado ridiculizar el acento a las costumbres de la región. También Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, ha sido abanderada del discurso territorial y desde Sumar también defienden que Andalucía es una "región histórica" con los mismos derechos que el resto.

Rojas Marcos llama a la movilización

Pero lo ocurrido este martes durante el foro de ABC deja ver que los ánimos se están caldeando en el sur de España. El fundador del Partido Andalucista, Alejandro Rojas Marcos, que también ha resucitado en la escena política andaluza, ha propuesto al presidente Moreno que "convoque una manifestación el próximo 4 de diciembre" ante "el riesgo" de que Andalucía "no tiene quien la defienda" y de que en consecuencia "se rompan sus derechos".

 

Un llamamiento a la movilización con la que Rojas Marcos quiere convencer a Moreno de tener su propia 'Diada' y le asegura que así "pasará a la historia por ocuparse del presente, el pasado y el futuro" de la comunidad. Y el presidente de la Junta reacciona con un: "lo de la manifestación vamos a verlo, tomo noto de tu propuesta Alejandro".

Pero cabe recordar que bajo el primer mandato de Juanma Moreno en la Junta se declaró el 4D como Día de la Bandera de Andalucía, en referencia al 4 de diciembre de 1977, fecha en la que dos millones de andaluces salieron a la calle para pedir la autonomía. Y este martes Moreno se mantiene más firme su proposito de conseguir que Andalucía no sea menos que otros territorios y asegura: "Esa voz fuerte la voy a ejercer con toda la contundencia del mundo" para erigirse en "dique de contención contra las derivas de Sánchez".

 

En defensa propia 

El argumento de Rojas Marcos para alentar a una movilización ciudadana en la calle el próximo 4 de diciembre es la percepción de que Andalucía "no basta que la defienda el presidente de la Junta de Andalucía, los partidos" para plantear entonces que "hay que armar al pueblo, sin violencia, con armas políticas". 

Rojas Marcos se dirige a Juanma Moreno durante el foro celebrado en Sevilla.

Por su parte, el presidente de la Junta ha advertido de que "jamás se había llegado al extremo que hemos llegado" y se ha mostrado desconcertado por "el nivel de debilidad" del presidente del Gobierno en funciones, que le llevaría a contemplar una amnistía para el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y por esto ha hablado de "riego evidente de colapso en nuestro sistema constitucional".