| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La portavoz de Por Andalucía, Inmaculada Nieto, durante la campaña electoral con Yolanda Díaz e Íñigo Errejón.
La portavoz de Por Andalucía, Inmaculada Nieto, durante la campaña electoral con Yolanda Díaz e Íñigo Errejón.

Yolanda Díaz y el 'errejonismo' ganan la primera batalla a Podemos en el sur

La portavoz de Por Andalucía, Inmaculada Nieto (IU), refuerza el control y ha conseguido sustituir a la representante de Podemos de la Mesa del Parlamento por la líder de Más País.

| Manuela Herreros Andalucía

La guerra encarnizada que se ha abierto en el seno de la coalición de grupos de izquierdas Por Andalucía no tiene visos de pacificarse. Este jueves se celebra la primera sesión plenaria de la legislatura en el Parlamento tras la investidura y se estrenan con una profunda división en sus filas que va mucho más allá de las relaciones entre las agrupaciones andaluzas. Y es que esto tiene que ver con lograr controlar la coalición desde esferas nacionales y los propios implicados lo desvelan.

La de esta semana es la primera 'batalla' que libran públicamente de un lado Izquierda Unida y Más País y de otro Podemos y ha estallado tras la solicitud presentada por la portavoz de Por Andalucía, Inmaculada Nieto (IU), para sustituir a la representante Alejandra Durán (Podemos) de la Mesa del Parlamento y poner en su lugar a Esperanza Gómez (Más País).

 

Una petición que ha sido aceptada y que demuestra que las redes de Yolanda Díaz y de Íñigo Errejón se extienden hacia el sur de España para restar poder a la formación morada. Cabe recordar que la vicepresidenta del Gobierno y el líder de Más País se volcaron con la campaña electoral en Andalucía y demostraron su complicidad con Nieto y Gómez, incluso consiguió que la líder de IU fuera la cabeza de la coalición.

La guerra ya 'se olía'

Las tensiones internas se notaron antes: durante el pacto para conseguir armar Por Andalucía y presentarse los comicios, que se convirtió en todo un culebrón. Tanto que realizaron su registro tarde y mal y Podemos se quedó fuera de la confluencia, por lo que tuvieron que incluirlos en la coalición como independientes. Esto demostró que las relaciones no eran nada fluidas y los tira y afloja acabaron en un ridículo antes de arrancar la campaña.

Empañaron la carrera a las urnas con sus crisis y esto les llevó a conseguir sólo cinco representantes en la Cámara andaluza (tres de Podemos, uno de IU y otro de Más País) y ahora ocurre lo mismo. Nada de hablar de propuestas sino de guerra.

 

La propia Inmaculada Nieto ha acusado a los tres diputados de Podemos que han mostrado su "disconformidad" con el "relevo temporal": Juan Antonio Delgado, Alejandra Durán y José Manuel Gómez, de "quebrar la confianza" del grupo por "cuestiones ajenas" a Andalucía.

"Nadie entendería que un espacio consensuado, debatido y con reglas del juego adoptadas por unanimidad violentase la norma que se ha dado para que sólo una minoría de personas tomase decisiones", ha indicado Nieto, quien ha añadido que Podemos nunca estuvo de acuerdo con que hubiera una segunda portavocía adjunta y que tuvo conocimiento de que se propondría para ese puesto a Gómez desde el 1 de agosto.

Nieto reconoce la "tensión" pero descarta la "ruptura"

Para Nieto, se han producido una serie de "errores y equivocaciones de Podemos que no se acompasan con las reglas del juego". Ha añadido que como portavoz parlamentaria, su papel no es
"alimentar la polémica" ni incrementar la "tensión", sino que su primera obligación es hacer una defensa cerrada del trabajo de todos los diputados.

Nieto ha rechazado que exista "ruptura" del grupo parlamentario y pone paños calientes asegurando que es posible restituir "la confianza" que fue quebrada por los diputados de Podemos. "Restituir esa confianza es perfectamente posible", según ha apuntado Nieto, convencida de que los cinco diputados pueden hacer un "magnífico trabajo".

Ha insistido en que está segura de que "todo se va a normalizar pronto" y de que este "episodio" no va a formar parte de una "cadena de episodios" en un futuro. "No creo que esto vaya a tener ninguna otra consecuencia", según ha recalcado la portavoz, que ha admitido que el comienzo no ha sido fácil.