| 23 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Arreglos en la Catedral de Granada tras los efectos del terremoto de enero.
Arreglos en la Catedral de Granada tras los efectos del terremoto de enero.

Por qué Granada lleva 1.500 temblores sísmicos desde abril y los que quedan

Los constantes terremotos mantienen en vilo a Andalucía oriental, Granada, Málaga y Almería. El más fuerte registrado en 40 años, el del jueves por la noche, fue de 4,5 grados.

| Manuela Herreros Andalucía

Granada y parte de la provincia entran de nuevo en alerta por el riesgo de que se produzcan nuevos movimientos sísmicos en la zona. El jueves por la noche se sucedieron dos terremotos de magnitud 4,5 y 3,1 en la escala Richter, con epicentro en las localidades granadinas de Cijuela y Santa Fe, y el viernes ha vuelto a temblar la ciudad con otros dos más, de 2,5 y 2,3 en esta ocasión.

Esta zona de la Vega de Granada no gana para sustos, porque el pasado fin de semana registraron otro movimiento de 4,4 grados también con origen en Santa Fe. Así llevan los granadinos desde el mes de abril, debido a una serie sísmica que tiene su epicentro en el mar de Alborán, en la que ya se ha contabilizado por parte del Instituto Geográfico Nacional (IGN), unos 1.500 terremotos, ninguno tan fuerte como el del jueves, pero 30 de magnitud mayor o igual a 3 grados.

Epicentro de los terremotos en Granada.

 

Y es que los temblores tienen su origen en Granada, en su mayoría, pero se dejan notar en las provincias vecinas de Málaga y Almería, incluso han tenido repercusión en Jaén y Sevilla. Tanto es así que en la noche del jueves se registraron más de 90 llamadas al servicio de emergencias 112 de particulares que alertaban de estos sucesos, donde no hay que lamentar daños personales.

¿A qué se deben los continuos terremotos?

En la Andalucía oriental están acostumbrados a los sobresaltos por terremotos, aunque en esta ocasión el susto ha sido mayúsculo para los granadinos. Ha sido el más fuerte en los últimos 40 años en esta provincia y hay que remontarse a 1964 para encontrar otro de mayor magnitud, de 4,7 en la escala de Richter.

Se trata de la zona con mayor actividad y riesgo sísmico de España. Se producen este tipo de fenómenos porque aquí está el límite entre la placa tectónica euroasiática y la africana, que se aproximan entre 4 y 5 milímetros cada año.

Los datos de la Red Sísmica Nacional indican que en la Vega de Granada existen tres fallas muy cerca una de otra, por lo que produce un efecto dominó y la repetición de temblores.

¿Cómo actuar ante un terremoto?

Los temblores vividos han hecho actuar también a los organismos y administraciones competentes, que alertan a la ciudadanía sobre cómo actuar ante un terremoto. El propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha hecho un llamamiento a la calma y la precaución ante la situación sísmica vivida a través de sus redes sociales.

 

Desde el 112 señalan que durante un terremoto lo más adecuado es permanecer en el lugar donde uno se encuentra, evitando entradas y salidas de edificios.

Dentro de un inmueble es necesario buscar estructuras fuertes donde cobijarse, como por ejemplo una mesa o una cama, bajo el dintel de una puerta, junto a un pilar, una pared maestra o en un rincón. Tras la sacudida, se recomienda salir ordenada y paulatinamente de los edificios a través de las escaleras y, bajo ningún concepto, usar el ascensor para la evacuación.

En el caso de encontrarse en el exterior, aconsejan alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales y demás elementos que puedan sufrir roturas o desprendimientos a causa del movimiento.

Si el terremoto sorprende a alguien en mitad de un viaje dentro de un vehículo, es necesario pararlo de inmediato donde permita el tráfico y permanecer dentro del mismo hasta que finalice el temblor.