| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Las 7 claves para elegir el colchón perfecto y dormir del tirón

Hay una serie de aspectos clave que debemos valorar antes de optar por la compra de un colchón si queremos garantizarnos el mejor descanso. Tamaño, tipo de material o soporte son algunos.

| ESdiario Belleza/Bienestar

Uno de los trastornos más comunes en la población y que ha elevado su impacto con la pandemia es el insomnio, un problema que llega a afectar al 30% de la población. En los últimos tiempos, cargados de incertidumbre y miedo por el coronavirus, son muchos los que han visto mermada la capacidad de conciliar el sueño.

La ansiedad, el estrés o unas rutinas desordenadas y un ritmo de vida cambiante también son factores que colaboran a que la actividad de dormir se convierta en una pesadilla. Según la Asociación de Fabricantes de Camas (Asocama), un 32% de la población se levanta además cansada y con dolores de espalda.

Por eso elegir un colchón que se adapte a nuestras necesidades es fundamental. Antes de comprar un colchón u otro debemos tener en cuenta las claves para poder seleccionar adecuadamente entre la gran variedad de modelos disponibles en el sector del descanso.   

1-     El tamaño

Disponer del tamaño adecuado para descansar es primordial. Aunque esta medida viene marcada por el tamaño de cama máximo que nos cabe en la habitación. Es importante tener en cuenta que los expertos en colchones recomiendan que el largo del colchón sea como mínimo 10 cm. más grande que la altura del durmiente más alto.

Así evitaremos que los pies se puedan descolgar y sobresalir por la parte inferior de la cama durante el descanso. Además, si compartimos cama el colchón deberá contar con una anchura mínima de 135 cm para poder garantizar un descanso de calidad a ambos durmientes.

2-     Dormir acompañado o solo

Está claro que los ronquidos de nuestra pareja no los podemos evitar. Pero lo que si que podemos hacer es evitar que nos despierten sus movimientos. ¿Cómo? Tan sencillo como elegir un modelo de colchón que cuente con independencia de lechos que evitará que los movimientos de un durmiente se trasladen al otro durmiente. 

3-     Firmeza

Si eres de los que dice que prefieren los colchones duros, estás fallando en la elección de tu colchón. Y es que los colchones no son ni duros, ni blandos. Sino que cuentan con diferentes grados de firmeza. Los colchones con mayor firmeza están fabricados para aquellas personas que tienen una masa corporal bastante elevada y necesitan colchones capaces de sostener su cuerpo durante la noche y ofrecer un buen descanso. El resto de durmientes tan solo necesitarán una firmeza media.

Sin embargo, la elección de la firmeza también varía en función de la edad. Los niños necesitan una firmeza media alta capaz de mantener la correcta alineación de su espalda. Mientras que las personas mayores necesitan firmezas suaves para poder conciliar el sueño.

4-     Adaptabilidad: 

Para que la calidad del descanso sea optima debemos elegir un colchón que permita reducir al máximo el nivel de presión que ejerce nuestro cuerpo sobre el colchón. El grado que necesitemos variará en función de los gustos y los pesos con los que cuenten los durmientes. La sensación de adaptabilidad se nota cuando el colchón se amolda a la silueta natural del cuerpo de forma progresiva.

5-     Transpirabilidad

Actualmente no solo los colchones de muelles ofrecen un alto grado de transpirabilidad. Con el avance de las tecnologías en el sector del descanso, en el mercado existen diferentes materiales que permiten evacuar a la perfección el calor corporal que emitimos durante la noche. El grado de transpirabilidad que necesitemos variará en función del clima y de nuestras necesidades, si somos calurosos o no.

6-     El tipo de material

Actualmente, los colchones están formados por una suma de capas viscoelásticas, látex, muelles y espumaciones que crean diferentes tipos de colchones. En función de cuál es el tipo de material predominante de cada uno de sus núcleos los encontraremos en dentro del catálogo de los colchones de viscoelásticos, de látex, espumación o de muelles ensacados; ofreciendo así diferentes niveles de firmeza, adaptabilidad y transpirabilidad.

7-     Soporte

Tampoco se debe olvidar el papel fundamental del soporte y la almohada que utilizamos. Ya que la suma de todos los elementos son los que determinarán la calidad de nuestro descanso. Además, debemos de saber que nuestro soporte también incide en el nivel de firmeza y transpirabilidad que ofrecerá nuestro colchón. Los soportes que cuenten con soportes de bases tapizadas aportan mayor firmeza al colchón y en cambio los somieres una mayor elasticidad al descanso. 

Por tanto, si no compartimos cama, la elección del colchón será más fácil ya que solo tendremos que tener en cuenta nuestros gustos y necesidades. Sin embargo, si compartimos colchón debemos de tener en cuenta también las necesidades de nuestra pareja.