23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Adicciones

La adicción a la tecnología se dispara con el confinamiento

Las restricciones de la pandemia disparan los casos de adicciones a la red entre menores. Videojuegos y redes sociales son los principales culpables de mantenerlos enganchados a la pantalla.

| Redacción Belleza/Bienestar

El incremento de horas muertas a los que la crisis del Coronavirus ha empujado a los jóvenes ha supuesto un aumento de los casos de adicciones tecnológicas. Los videojuegos devoran las horas libres de niños, adolescentes y jóvenes, debido al encierro y la falta de interacción con otras personas de su misma edad, y aunque algunos de ellos contemplan partidas colectivas, el contacto físico resulta insustituible.

Aunque no se tienen cifras oficiales sobre el incremento de las horas de juego virtual o de exposición a las pantallas, las plataformas demuestran que hay un aumento general de los jugadores en línea. En casa hay que poner límites claros al tiempo de juego y limitarlo preferiblemente al fin de semana, siendo básico que complementen las actividades del colegio. El juego también debe comprender una interacción con sus compañeros de clase o personas conocidas para evitar riesgos.

Si el aprendizaje, la socialización y el juego se limitan, por ahora, a la pantalla, necesitamos nuevas formas de ayudar a los niños a mantenerse activos. Con las actuales restricciones de salir y jugar al aire libre, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado los videojuegos activos y las clases de ejercicios en línea como una forma de mantenerse saludable en casa.

Ya sea por estudios o entretenimiento, esta dependencia tecnológica puede perjudicar otros ámbitos de la vida, así que los padres deben estar muy atentos y alerta ante situaciones de dependencia mayor que pueda ocasionarles problemas posturales, falta de horas de sueño, trastornos alimenticios por no querer desconectarse para comer, abandono de actividades vitales, como alimentarse o dormir e incluso problemas de conducta.

Para los casos en que la familia no pueda asumir la situación, un centro de ayuda como la Fundación Recal será la mejor solución.  Su equipo médico ayudará a la reinserción en la sociedad a aquellas personas afectadas por la enfermedad de la adicción a cualquier tipo de sustancia y/o comportamiento. El equipo, con D. Maximiliano de Habsburgo al frente, está formado por un completo grupo de especialistas para cada uno de los tratamientos requeridos. Emplean el Modelo Minessota, cuya finalidad es que los adictos en recuperación alcancen un estado de abstinencia total hacia cualquiera que sea la sustancia y/o comportamiento que causaba su adicción