| 26 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El senador de Compromís, Carles Mulet, en el Valle de los Caídos
El senador de Compromís, Carles Mulet, en el Valle de los Caídos

Compromís quiere volar la Cruz del Valle de los Caídos “con dinamita”

La coalición nacionalista se jacta de haber quitado la Cruz del Ribalta de Castellón y el senador de la formación se burla de los cristianos y apunta a su próximo objetivo: el Valle

| E. M. Edición Castellón

Compromís ha recibido el año con la “gran gesta” -si es que se puede calificar así- de retirar la Cruz del parque Ribalta de Castellón en una jornada en la que hubo tensión, rezos y hasta insultos entre partidarios de retirar la Cruz y detractores. Bajo la acusación de “franquista” -pese a que la Cruz de Ribalta fue resignificada en 1979 y eliminado todo símbolo de la dictadura-, Compromís ha conseguido su objetivo de quitar la Cruz del famoso parque de Castellón y venderlo como “el gran inicio de 2023”, pero algunos en la formación amenazan con más.

El senador de Compromís, Carles Mulet, famoso por sus polémicas y excesos verbales así como de estar obsesionado con que todo es franquista, publicó en sus redes varios mensajes burlándose de los cristianos con la frase "¡Milagro! ¡Levita!, la cruz ha levitado hoy", en referencia al momento en el que la grúa levantaba la Cruz de Ribalta para quitarla.

Carles Mulet fue más allá y en otro mensaje expresó "Adiós a la Cruz, ahora, a por la de Valle de los Caídos/Cuelgamuros. Esa, con dinamita". Mulet parece ignorar con sus amenazas que en el citado Valle hay enterrados muchos republicanos o que se trata de un monumento artístico.

El senador de Comopromís, junto con otros cargos de la coalición, asistió a la retirada de la Cruz entre autoaplausos, abrazos entre ellos y frases de "comenzamos bien el año", con el reproche de decenas de manifestantes o de la oposición de PP, Ciudadanos y Vox que denuncian que no hay justificación para retirar la Cruz y todo se debe “a un odio a los símbolos cristianos”.