| 01 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ana María Aldón y sus dos caras: de diario y de fin de semana.
Ana María Aldón y sus dos caras: de diario y de fin de semana.

Ana María Aldón prepara su “separación”: la decisión está tomada

Como enemiga de Rocío Carrasco no funciona. Pero como amiga dará mucho juego y muchos minutos de entretenimiento. Otra cosa es la veracidad de su cara y, sobre todo, de sus palabras.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

La cara de Ana María Aldón no es creíble. Es una percepción de buen entendedor. Aparece todos los fines de semana en el programa donde está contratada Viva la vida para contar la última hora de su vida. Poco tiene que aportar de lo demás. Sólo le queda hacerse íntima amiga de Rocío Carrasco y tener un nuevo espacio en los medios de comunicación. Como enemiga de Carrasco no funciona. Como amiga dará mucho juego y muchos minutos de entretenimiento. Otra cosa es la veracidad de su cara y de sus palabras.

Aldón necesita hablar alto y claro y mal de la familia Ortega Cano para conseguir puntos. No lo dice. Su cara lo expresa. Una faz que parece que no ha roto un plato. De niña que desconoce lo que se cuenta pero es sabedora de todo lo que puede suceder. Lo puede crear ella misma.

La familia Ortega Cano está callada. Llevan años siendo los actores secundarios en la prensa del corazón y los "palos" siempre les han tocado a ellos. Conocen que el rumbo de Ana María es lejos del domicilio familiar. Lo conocen por cómo está actuando la mujer que fue arropada y querida durante tiempo en la familia. Lo mismo que sucedió con Rocío Carrasco. Ahora la hija de La Más Grande ya no se acuerda dónde pasó las primeras Nochebuenas tras la ausencia de su madre. No fue en la casa de Teresa Campos. Fue en el domicilio de la madre de Ortega Cano, Juana Cano.

Los Ortega Cano no están en el nuevo mundo que ve Ana María Aldón en el horizonte

Ana María Aldón ve un nuevo mundo y "los Ortega Cano no están en ese mundo". Decía la canción. Puede poner punto y final a su matrimonio en cualquier momento. Hay un punto en común que nunca los separará y es el hijo que tiene con el torero cartagenero. José María Ortega Aldón está muy unido a su padre y a su madre. Y por supuesto a su "tata" Marina. La mujer que se hizo cargo de los hijos de Ortega Cano y Rocío Jurado y ahora del hijo de Ana María. Marina es una más de la familia. Mucho más. No es una "tata" al uso y "desuso". Es un miembro de la familia.

Entre semana Ana María Aldón muestra una cara. Distinta. Es el día que acude a su puesto de trabajo cuando ofrece la otra cara. ESdiario desconoce, de momento, si la verdadera cara es la de los días festivos o laborales. En su caso hay inversión. Todo indica que será más verdad la cara de los días festivos para los del régimen diario y los laborales para la protagonista. La mujer que ha decidido dar un paso al frente para contar su verdad. Protagonizará las portadas de los próximos meses. La decisión está tomada.