| 27 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sara Carbonero atraviesa una fase dulce después de una muy complicada.
Sara Carbonero atraviesa una fase dulce después de una muy complicada.

Sara Carbonero y Kiki Morente cómplices en su reencuentro discreto no secreto

Sólo el tiempo dirá hacia dónde va la amistad de la que está pendiente ahora mismo toda la prensa española. Pero de momento tenemos el testimonio directo de que se consolida día a dia.

| Isabel Rábago Chismógrafo

 

 

Sara Carbonero es sin duda, una de las mujeres más perseguidas de los últimos meses, y no es para menos. Por un lado, es su primer verano separada tras poner fin a su relación con Iker Casillas. Por otro, su "amistad especial" con Kiki Morente, está en boca de todos y, por último, sus fotos en bañador son ansiadas por los fotógrafos que siguen cada uno de sus pasos, conocedores de que ese material es portada de revista, sí o sí.

Pero Sara permanece ajena a todo ello, disfrutando de su recién estrenada soltería en el sur de España. Carbonero ha elegido la costa gaditana, en concreto Zahara de los Atunes, y la compañía de Raquel Perera, ex mujer de Alejandro Sanz, para saborear lo que viene siendo un verano diferente.



Ambas mujeres disfrutan de la tranquilidad del sur, en una maravillosa casa que han alquilado, desde la que contemplan unas espectaculares puestas de sol a pocos metros de la playa. Una casa que garantiza la privacidad tan ansiada por la periodista, ahora que están todos los focos girados de nuevo hacia su persona.

Desde que se conoció su amistad Sara Carbonero y Kiki Morente tienen a toda la prensa detrás

Y es que desde que conociéramos su amistad con el pequeño de los Morente, la pareja tiene a toda la prensa del corazón en su punto de mira. A pesar de ello, Sara y Kiki consiguen escapar de los objetivos para seguir disfrutando de su amistad, con toda la naturalidad del mundo. De hecho, la pasada semana uno de los chiringuitos más concurrido en El Palmar, fue testigo de un encuentro entre ambos en el que disfrutaron del concierto de su también amiga, La Flaka.

Y así nos lo relata una de las personas que presenciaron dicho momento: "Kiki llegó junto a un grupo de amigos, a eso de las diez de la noche. Veinte minutos más tarde y escoltada por Raquel, apareció Sara que lució un vestido largo de muchos colores, en el que predominaba el naranja. Cuando se encontraron, él le dio un abrazo y un beso en la mejilla. Se respira mucha complicidad entre ellos".

Cero contacto físico pero mucha complicidad entre Carbonero y Morente

Conscientes de que cientos de miradas están pendientes de cada uno de sus movimientos y quizás para poder estar mucho más relajados y tranquilos, la pareja ocupó uno de los lugares privilegiados del local: "Estaban todos en el mismo grupo, pero ellos, en concreto, se sentaron por separado. Hablaban todo el rato, aunque en ningún momento tienen contacto físico, más allá de su saludo, y sinceramente él la mira totalmente in love. Ella es muy discreta y tranquila. En su mesa se sirvieron cervezas y a la una de la madrugada el local se cerró".

La presencia de la pareja de amigos no pasó desapercibida para nadie de los presentes que intentaron fotografiar ese momento: "Era complicado hacerles una foto porque había muchas plantas alrededor y la verdad, estábamos todos allí disfrutando del concierto de La Flaka, al que también se unió Junior".

La amistad entre Sara y Kiki se consolida día a día a falta de saber a dónde van

Un testimonio que certifica que lo de Sara y Kiki es una amistad que se consolida día a día y que sólo a ellos les corresponde decir si son sólo amigos o algo más.

Lo cierto es que Sara está estupenda, guapa ya lo es, pero ahora incluso lo está más, y sobre todo no deja de sonreír y de compartir momentos divertidos en sus redes, de lo bien que se lo está pasando este verano. Lo de ella y Kiki eso sólo el tiempo dirá hacia dónde va. Pero como bien dice una amiga mía "las cosas hay que dejarlas fluir para ver si se consolidan o no. Hay que dar tiempo a las cosas". Así sea.