23 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ceremonia de los Globos de Oro fue de lo más atípica.
La ceremonia de los Globos de Oro fue de lo más atípica.

Los mejores estilismos de unos Globos de Oro marcados por la pandemia mundial

Lejos de protagonizar looks de "andar por casa", las grandes estrellas de Hollywood dejaron algunos estilismos para recordar por su elegancia y su glamour a pesar de una ceremonia atípica.

| Redacción Chismógrafo

 

 

La 78º Edición de los Globos de Oro será recordada como la más atípica de la historia por su formato híbrido (a causa de las restricciones del Covid) en el que los nominados y premiados presenciaron la Gala desde el salón de sus casas. Una entrega de premios deslucida y discreta en la que, a pesar de todo, algunas de las actrices favoritas del público se pusieron sus mejores galas.

Así, lejos de protagonizar looks de "andar por casa", las grandes estrellas de Hollywood dejaron algunos estilismos para recordar por su elegancia y su glamour.

Por ejemplo Anya Taylor-Joy, ganadora del Globo de Oro a Mejor Actriz de Serie por Gambito de dama, enamoró con un espectacular y escotadísimo vestido verde esmeralda con capa a juego. Un look de Maria Grazia Chiuri para Dior con el que se alzó, además, con el Premio de mejor vestida de la noche. Con stilettos a juego y su melena rubio platino suelta y peinada con ligeras ondas, completó un estilismo difícil de olvidar.

La protagonista de Unorthodox, Shira Haas, que se quedó finalmente sin el galardón de Mejor Actriz de Miniserie al que optaba, hizo gala una vez más de su sencillez y su discreción con un correcto minivestido de Chanel palabra de honor negro con falda de gasa semitransparente. 

Margot Robbie fue la encargada de entregar uno de los premios y optó por un vestido inspiración años 60 de Chanel. Con estampado floral sobre fondo azul marino, la actriz presumió de sensualidad y cuerpo con un vestido de lo más versátil.

 

Amanda Seyfried estaba nominada a mejor actriz de reparto por Mank, premio que finalmente no se llevó. A pesar de todo la actriz enamoró con un espectacular vestido de Oscar de la Renta en color coral, con espalda al aire, una caída perfecta y una banda de flores en relieve sobre el escote y cubriéndole los brazos.

Catherine Zeta-Jones fue de las pocas que pisó la alfombra roja en compañía de su marido, Michael Doouglas, para entregar uno de los premios y, una vez más, encandiló por su belleza y su elegancia. Volvió a confiar en el negro para las grandes ocasiones y optó por un ceñido vestido con escote barco y gran cola con el que reivindicó el glamour del Hollywood clásico.

Gillian Anderson se hizo con el Globo de Oro a Mejor Actriz de Reparto por su papel de Margaret Thatcher en The Crown, y confió en Dior para lucir un elegante vestido de gasa dorado con un discretos relieves en dorado y un original frontal con forma de diana que se ataba al cuello con dos finas tiras. Como complementos, una sencilla cartera de mano negra.

En cuanto a Laura Pausini, la italiana, que se hizo con el Globo de Oro a Mejor Canción, apostó por Valentino en su gran noche; todo al rojo con un vestido camisero de manga larga elegante y correcto.

Por su parte, Rosamund Pike, ganadora del Premio a Mejor Actriz de Comedia por Descuida, yo te cuido, hizo gala de su originalidad con un vestido rojo de tul de Molly Goddard con diferentes volúmenes y lazos rojos en el frontal. 

La legendaria Jane Fonda subió al escenario en Nueva York para recibir el Premio Cecil B. Demille a toda su trayectoria y dio una vez más una lección de coraje con su valiente discurso para que Hollywood apueste por la diversidad. Haciendo gala de su discreta elegancia, la actriz lució un traje de pantalón color blanco con el que estaba, simplemente, de diez.

Julia Garner fue una de las favoritas de la noche en la que estaba nominada a Mejor Actriz de Reparto. Un espectacular vestido vintage bicolor en blanco y negro de Prada con un pronunciadísimo escote en V y un precioso fajín de pedrería fue suficiente para captar la atención de los expertos.