| 14 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

El silencio de los corderos, los negreiras y los franquistas

En la Asamblea de LaLiga, ante las explicaciones sobre el escándalo Negreira, todos los clubes fuerob muy críticos con el presidente azulgrana. ¿Todos? No, el Real Madrid se abstuvo

| Miguel Queipo de Llano Deportes

Este miércoles por la mañana tocaba Asamblea Extraordinaria de LaLiga y yo, como aficionado madridista, vuelvo a sentirme profundamente decepcionado con la postura inerte de mi club, que parece embalsamado en un sarcófago en vez de ser una entidad viva. Salvo si hablamos de la Superliga o de subir un 7,5 por ciento el precio de los abonos para la próxima temporada en un estadio en obras, que ahí si son guepardos a la carrera por el Serengueti. No sólo es que en un evento al que fueron invitados todos los presidentes de los clubes de Primera y Segunda quien preside mi club, Florentino Pérez, no compareciese delegando en un subordinado, sino que es que además el subordinado ejerció de jarrón chino: muy buena imagen pero con función ornamental.

Me imagino el papelón de José Ángel Sánchez, CEO de la entidad, en la Sala de las Banderas de LaLiga. JAS es un tío listo, culto y con rapidez de cintura. Pero... Es lo que hay. En el sillón más mullido de la sala, Javier Tebas, el presidente de la patronal, el esquiador frustrado. Como protagonista de la cosa, Joan Laporta, aka el revisionista histórico, el hombre que en 2023 ha sabido traer a primera línea de fuego unos hechos ficticios que debieron haber sucedido hace 90 años para ocultar, fíjense ustedes qué cosas, un asuntilo de presunta corrupción deportiva en este mismo siglo. ¡Cómo se atreven a ustedes a comparar deportivamente a Franco con a lo mejor, ya lo dirá la Justicia, haber tratado de corromper el estamento arbitral, negacionistas!

Al Angry Birds

En el tercer sillón, JAS. Con el móvil encendido jugando al Pokemon Go, al Angry Birds o quién sabe a qué, porque no podía intervenir, opinar, criticar y, ¡diantres1, ni siquiera defender al Real Madrid o a sus socios. El resto de la sala, ocupado con los otros 18 equipos de Primera y 22 de Segunda, criticando lo acontecido. Era como los tebeos de Asterix. "Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía al invasor", escribían Goscinny y Uderzo. "Un sillón poblado por aliados superligueros y de inversión del Barcelona resiste todavía al invasor", debería decirse en LaLiga.

Repito, me provoca una inmensa tristeza  observar que mi club sea el muerto en el entierro. Un presidente de un club, en una pataleta intolerable, de niño malcriado, ha desviado la atención sobre las corruptelas arbitrales de los suyos con un "y tú más" vertiendo toneladas de detritus sobre el Real Madrid, pero dejando bien claro que su presidente no tiene nada que ver Favor con favor se paga. Un vídeo (algunas malas lenguas dicen que lleva el sello Newtral) y se acabó. Aquí nadie defiende al socio ni al aficionado del Madrid. Ése es el valor real que dan a los que pagan la fiesta del fútbol, al aficionado: a usted y a mí.