| 23 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

La derrota en la Supercopa pone a Benzema, Kroos y Modric en el disparadero

El Real Madrid se plantea un cambio en su política deportiva tras verse claramente superado en la final de la Supercopa. Los ilustres veteranos han dejado de ser intocables.

| Miguel Queipo de Llano Deportes

La contundente derrota (1-3) del Real Madrid ante el Barcelona en la final de la Supercopa del pasado domingo podría traer unas consecuencias inesesperadas en el club blanco. Pese a que de puertas para afuera el mensaje que se transmite es el de tranquilidad, que el torneo en Arabia Saudí es el menos importante de los títulos y de que el bacalao de la temporada se corta en primavera y hasta entonces no se tomarán decisiones, la realidad es que algo se empieza a mover en la Casa Blanca.

El equipo madridista compareció ante el archirrival de la Ciudad Condal con un punto menos de motivación, dos puntos menos de intensidad y tres menos de poderío físico. Y eso ha hecho saltar todas las alarmas. La temporada pasada la solidez defensiva del equipo, su capacidad ofensiva, su poderío físico y ciertas dosis de viento favorable le llevaron al doblete Liga-Champions, pero en este curso el evidente declive físico de algunos jugadores veteranos ha cambiado las tornas.

 

Así, desde altavoces próximos a la directiva se ha empezado a cuestionar la continuidad de Karim Benzema, Luka Modric, Toni Kroos (los tres acaban contrato el 30 de junio) y Dani Carvajal en el equipo para la próxima temporada. Los cuatro, titulares en el equipo que superan la treintena, están en el disparadero, de momento de manera calmada. Benzema tenía apalabrada su renovación hasta 2024, pero el club blanco comienza a plantearse la necesidad de buscarle un relevo de garantías que permita dosificar a un jugador que tiene ya 35 años y cuyas prestaciones han bajado esta temporada.

Luka y Toni

Lo mismo sucede en el caso de Modric. Lukita tiene ya 37 años y pese a que el curso pasado vivió una segunda juventud, el viejazo parece haberle agarrado este curso. Ya no está para 90 minutos al máximo nivel, y sus renovaciones año a año son un hándicap para él. Kroos, por su parte, ya dijo hace tiempo que querría retirarse en el Real Madrid. Y aunque está siendo el mejor centrocampista del equipo este curso, de largo, tiene que decidir si continuará o no.

Carvajal, por su parte, tiene el lastre de las lesiones musculares que merman su presencia en el once más veces de las que serian consideradas normales. El de Leganés es un toro pero cuando está a tope físicamente, y eso hace tiempo que no sucede. A estos cuatro nombres se suman los de los otros tres jugadores españoles que acaban contrato en junio (Asensio, Ceballos y Nacho). Se avecinan tiempos movidos en Chamartín.