| 24 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Lo que tienen en común Rafa Nadal y Odegaard

No es su calidad, la de uno ya consolidada y la de otro en ascenso, sino algo que condiciona sus carreras deportivas.

| Alejandro Tobalina Deportes

Rafa Nadal, el deportista español más grande de todos los tiempos, y el noruego Martin Odegaard, jugador de la Real Sociedad, comparten algo. No nos referimos a la calidad en sus juegos -la de uno ya consagrada y la de otro en progresión-, sino a un factor que ha mermado y merma sus carreras profesionales.

Ambos tienen una tendinopatía rotuliana derecha, una lesión muy frecuente en tenistas y saltadores -se origina como consecuencia de los cambios de direcciones bruscos y constantes- que Nadal lleva años arrastrando y que no tiene solución quirúrgica específica. Esta es la que tantos quebraderos de cabeza le ha dado al manacorí y por la que ha tenido que parar de jugar en varias ocasiones.

Un problema físico que también ha dejado a Odegaard fuera de algunos partidos a principio de temporada y que, quién sabe, puede hacer peligrar su presencia en los encuentros que quedan. El lunes fue finalmente convocado frente al Getafe e incluso llegó a calentar, pero las sensaciones no fueron buenas y no entró en el terreno de juego.

Por esta razón, ayer mismo el noruego voló a Barcelona para consultar a un especialista que valore las diferentes opciones terapéuticas a las que puede someterse para mejorar. No obstante, con esta lesión los tratamientos varían en su efectividad dependiendo de la persona. De hecho, los que ha seguido hasta ahora no han dado resultado.

Odegaard podrá jugar en función del dolor que sea capaz de soportar, puesto que es una dolencia muy incómoda cuya mejor medicina es el reposo absoluto durante casi dos años, según apuntan varios expertos. Como es algo que seguramente no esté en sus planes, tendrá que lidiar durante toda su carrera con ella.

El centrocampista tiene, sin embargo, un espejo en el que mirarse. Quién sabe si Nadal habría sido todavía mejor de lo que es de no ser por esta tendinopatía rotuliana derecha, pero eso no le ha impedido convertirse en, para muchos, el más grande del tenis mundial.