| 25 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Marco Reus celebra con sus aficionados el pase a la final de Wembley
Marco Reus celebra con sus aficionados el pase a la final de Wembley

El Dortmund ante el dilema del nuevo fútbol: en Wembley, honor o dinero

El conjunto alemán juega el partido decisivo de la Champions ante el Real Madrid el 1 de junio en Londres, pero si pierde ese partido se embolsará más dinero que si acaba ganándolo

| Miguel Queipo de Llano Deportes

"La pelota no se mancha" es una parte de quizás al intervención verbal del gran genio del fútbol mundial, ta ta ta, Diego Maradona. Pero desde que los balances, los ingresos, los préstamos, los fondos buitre y el afán recaudatorio han entrado como hienas en el deporte rey, el fútbol es otra cosa. El nuevo mundo. Ya se saben la cantinela: "Odio eterno al fútbol moderno" en España. "Odio eterno al calcio moderno", en  Italia, "We're here for the football not the money", en el Reino Unido... y así podríamos seguir indefinidamente sobre un deporte al que los millonarios han arrancado de la gente.

Precisamente uno de los grandes paradigmas de la pelota manchada tendrá lugar en la final de la Champions, la que disputarán en Wembley (Londres, Reino Unido) el Borussia Dortmund y el Real Madrid, con los alemanes actuando como locales. Según ha desvelado el diario alemán Bild, el más importante del país germano, los amarillos prusianos tienen ante sí un curioso dilema en esa final: honor o dinero. 

 

Y es que es obvio que el gran premio deportivo de ganar la Champions League sería un impulso notabilísimo a la marca del equipo alemán, que ya tiene una Copa de Europa en su palmarés y que año tras año demuestra que su modelo de negocio, busca de jóvenes talentos aún más jóvenes de los que ficha por ejemplo su rival en la final, el Real Madrid, para traspasarlos y seguir haciendo la rueda girar, funciona sin fisuras.

Precisamente por ese modelo de negocio, al Dortmund se le presenta la dicotomía padre: honor (ganar la Champions)... o dinero. Porque si el Borussia pierde la final ante los blancos, se embolsará una importante cantidad de dinero por mor de una cláusula firmada con el Real Madrid a causa del traspaso de Jude Bellingham (antes borusser, ahora madridista) el pasado verano. Si el Dortmund gana la Champions, le caerán 20 millones de euros en la saca. Pero si pierde, le tocan los 15 que la UEFA otorga al finalista... y 25 que tendria que pagar extra el Real Madrid. 

Las cuentas de la lechera

Eso sí, las cuentas del diario Bild, conocido por su sensacionalismo descarado, están mal hechas. El Dortmund es cierto que sólo se embolsaría 20 millones de euros por ganar la Champions, pero garantizaría su plaza en el próximo Mundial de Clubes de 24 equipos, que le proporcionaría un mínimo de 50 millones de euros, además de participar en la Supercopa de Europa del próximo 14 de agosto en Varsovia (3,5 millones de euros sólo por jugarla, un millón más si la gana) y además iría a la Copa Intercontinental 2024 (que sustituye en nombre al antiguo Mundial de clubes), con otro millón de euros sólo por participar y hasta 4,5 más si la gana.

Por tanto, la duda ofende: por mucho que Bild insista, el Dortmund como no podía ser de otro modo irá a ganar. Sobre todo porque, lo decía Maradona, "la pelota no se mancha", y eso para este maravilloso club alemán es sagrado.