| 28 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Fernando Alonso, en el podio junto a Verstappen.
Fernando Alonso, en el podio junto a Verstappen.

Alonso muestra que ThePlan es real: tercero en Catar

Siete años después de su último podio, el asturiano realizó un carrerón en el circuito de Losail para subir al tercer escalón del podio, por detrás de Hamilton y Verstappen.

| Miguel Queipo Deportes

Fernando Alonso, tercero en Losail, GP de Catar. Sí, han leído bien. Un tercero, además, de ley, corriendo de tú a tú contra todos sus rivales, sin tener que aprovecharse de abandonos. Las manos del mago asturiano guiaron a su Alpine por las velocísimas curvas del circuito catarí con la maestría acostumbrada, y añadiendo además un apunte hasta ahora desconocido: consiguió el podio gracias a su gestión de los neumáticos, sólo una parada, ante el hombre que hasta ahora tenía la etiqueta de ser el mejor conservador de gomas del Mundial, el Checo Pérez, que tuvo que ir a dos.

Ganó Hamilton, que comprime aún más el Mundial a dos carreras del final, con Verstappen segundo y vuelta rápida. Sainz fue séptimo dejando la sensación de que al Ferrari siempre le falta un extra de suerte.

 Lo de Alonso, en cualquier caso, fue un carrerón. Salía tercero, tras las sanciones a Verstappen y Bottas por no respetar banderas amarillas en la qualy, y se desembarazó de Gastly con ese colmillo retorcido de los bicampeones del mundo. Duro, pero noble y aprovechando cada centímetro de asfalto, siendo el escudero de Hamilton. Cuando llegaron los rápidos, Fernando fue hacia detrás, por allí le adelantaron Verstappen, Checo…

 


Gestionó los neumáticos rojos (los blandos) con maestría, en un stint absolutamente descomunal, estirando la duración de la banda de rodadura a una zona impensable para la velocidad a la que rodaba, calzó los blancos (los duros) y a rezar para aguantar la posición aprovechando que se ahorraría 25 segundos de una parada extra en boxes.

Lo logró. “Pedidle a Esteban (Ocon) que defienda como un león”, le decía por radio a su equipo cuando Pérez paró por segunda vez y se iba a lanzar a la yugular del asturiano aprovechando la frescura de sus neumáticos. Esteban pudo parar media vuelta escasa al mexicano. Suficiente. Alonso gestionó de maravilla la diferencia con el de Red Bull y cruzó la meta tercero, mientras Ocon era quinto. ThePlan funciona. Podio de ley.

Mientras, Hamilton se dio un festival, otro, sin tener que recurrir al supermotor de Brasil. Verstappen jamás pudo con la velocidad del Mercedes del inglés pese a que el circuito, de alta carga aerodinámica, parecía favorable al monoplaza energético. Lewis se queda a ocho de Max en la clasificación y sabe que si gana las dos carreras que quedan, Arabia Saudí y Emiratos Árabes, será ocho veces campeón del mundo.