| 22 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Los eslovenos Pogacar y Roglic volverán a ser los máximos rivales en el Tour que comienza mañana.
Los eslovenos Pogacar y Roglic volverán a ser los máximos rivales en el Tour que comienza mañana.

El Tour que solo tenía dos contendientes

Con el emocionantísimo final del año pasado aún en el recuerdo, mañana comienza un espectacular Tour de Francia con los "eslobuenos" Pogacar y Roglic luchando por lo más alto del podio.

| El Tío del Mazo Deportes

Desde tiempos inmemoriales, quizás desde 1904, los periodistas de deportes o los especializados en ciclismo se enfrentan a una crónica obligada el día antes de que comience el Tour de Francia. Escribir un artículo donde se mencionan las posibilidades de los cinco candidatos al título.

Incluso en épocas de dominio abrumador y absoluto – Indurain, Hinault o Merckx- tenía cierto sentido, porque el favorito en cuestión podía caerse por un descampado (le pasó a Beloki pero le podía haber pasado a Armstrong) y entonces había cierta igualdad entre los aspirantes al segundo puesto.

Hoy muchos escribirán esa lista, pero sin convicción, más por el peso de la tradición o por llenar páginas que por aportar candidatos al título que no sean eslovenos. Porque el Tour 2021 solo tiene dos candidatos y los dos son del mismo país: Eslovenia.

La gran potencia mundial de dos millones de habitantes (hay menos eslovenos que canarios) se presenta como dominadora absoluta de la ronda francesa, con dos candidatos radicalmente distintos en su forma de correr, pero con idénticos resultados o diferencias nimias en la general final, que probablemente se resuelva en cuestión de segundos.

Uno, el conservador, viaja arropado por el mejor equipo del mundo para “hacer el trenecito”, un equipo que, si todo marcha según sus planes, le llevará en volandas hasta el último kilómetro de la cima, donde nadie, ni tan siquiera su joven compatriota, tiene fuerzas para responderle. Su plan es ganar el Tour “segundo a segundo”, valiéndose de bonificaciones y ganando todas las etapas que pueda. No en vano, sus detractores le llaman “el pancartero”.

El otro, joven prodigio, viaja con un equipo potente, pero a años luz del de su adversario. Cuenta con el descaro, la insolencia y las piernas para atacar en todas las montañas de la cima, pero en esta ocasión no contará con algo que le permitió ganar la ronda francesa con tan solo 21 años: el factor sorpresa.

Y eso es una penalización muy fuerte. Así que el joven deberá atacar al veterano aprovechando las circunstancias de la carrera y el protagonismo de terceros, que probablemente recaerá en los pocos equipos que aún no han renunciado a la victoria, el Ineos de Carapaz, Thomas y Porte y el Movistar de Enric Mas y Superman López.


Duelo entre los dos "eslobuenos"

Porque, a escasas horas de que comience la Grande Boucle solo estos dos equipos han demostrado su verdadera intención de disputar la general a los que ya se conoce como los “eslobuenos”, Primoz Roglic y Tadej Pogacar.

Ilustres figuras de la carrera ya han anunciado que renuncian a la general y se centrarán en buscar etapas. Es el caso, por ejemplo, de Nairo Quintana, que este año cambiará el “suelo amarillo” por la posibilidad de ganar alguna etapa, dejándose llevar en alguna ascensión para guardar fuerzas y liarla al día siguiente. Lo mismo que harán los ciclistas del Astana, equipo que no cuenta con un líder claro para general. Fulgsang, Lutsenko y los españoles Aramburu, Izagirre y Fraile buscarán alguna victoria parcial en la carrera.

No lo van a tener nada fácil. Si de por sí ya son complicadas las escapadas en el Tour, el planteamiento del Jumbo Visma –llevar a Roglic en volandas hasta los últimos metros de cada etapa- hace difícil cualquier fuga, máxime si su líder cuenta con las bonificaciones para cimentar su victoria en la gran vuelta por etapas que se le ha resistido hasta ahora.

Para reventar sus planes estarán, además de su joven compatriota Pogacar, los hombres del Ineos Grenadiers, encabezados por Carapaz, Thomas y Porte. El ecuatoriano ha sido capaz de ganar un Giro a Roglic, y quedarse a segundos de él en La Vuelta. Es probablemente el más capacitado para batirle, aunque si se coordinan bien hasta Thomas –ganador de un Tour y segundo en otro- y Porte –tercero en el último- tienen también sus opciones. Desde luego el equipo, con el penúltimo ganador del Giro en sus filas- tiene mimbres para dar espectáculo.


En el último escalafón del protagonismo está el equipo Movistar, que hoy mismo ha anunciado su continuidad en el pelotón hasta 2013. Aunque las casas de apuestas los sitúan lejos de la victoria, los de Unzué no se conforman con buscar etapas. Buscarán el protagonismo con Miguel Ángel López y Enric Mas, arropados por, entre otros, Alejandro Valverde, Marc Soler e Iván García Cortina. Un combinado potente que, no lo descarten, puede convertirse en juez del Tour.       

Porque más allá de la general no faltará emoción en el Tour, y la prueba es una primera etapa diseñada a modo de clásica, con los tres mejores del mundo –Van Aert, Van der Poel y Alaphilippe- luchando a muerte por vestir el maillot amarillo. Un año más, comienza el espectáculo.