| 19 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Imagen de archivo de Rafa Nadal.
Imagen de archivo de Rafa Nadal.

A Nadal no le sienta bien la paternidad y cae a las primeras de cambio en París

En su regreso a las canchas dos meses después de su prematura derrota en el Open USA y tras haber sido padre, el tenista mallorquín perdió en su debut en el Masters 1000 ante el 31 del mundo

| Agustín Díaz Deportes

No ha pasado aún un mes desde que Rafa Nadal y su esposa, Mery Perelló, fueran padres por primera vez y dos desde que el mallorquín tuvieran que abandonar prematuramente el Open de Estados Unidos después de ser superado por el tenista local Frances Tiafoe. El jugador mallorquín ya había avisado de que sus pensamientos estaban, evidentemente, en la crianza de su primer bebé, más aún sabiendo que este llegó de manera prematura después de unas semanas finales de embarazo muy complicadas para la madre. 

 

Como no podía ser de otra manera, la inactividad se notó, y mucho, en el debut de Rafa Nadal en el Masters 1o00 de París, el último de la temporada y el penúltimo gran torneo de la temporada justo antes de las ATP Finals de Turín. Pese a ganar el primer set, Rafa Nadal cayó eliminado a las primeras de cambio ante el estadounidense Tommy Paul, número 31 de la clasificación de la ATP, por 3-6, 7-6 y 6-1. 

Una vez que concluyó el partido, que superó las dos horas de juego, Nadal no puso demasiadas excusas para justificar su derrota. "Han pasado muchas cosas en el último mes, pero no estoy aquí para poner excusas. Es lo de siempre: si juega bien, ganas y si juegas mal, pierdes. En el momento adecuado no hice lo que tocaba en el partido. Él sí tuvo la intensidad y concentración adecuadas. Hay que darle su mérito a Paul", analizó el número 2 del mundo.

Preguntado por su siguiente cita, las ATP Finals de Turín, torneo en el que se reúnen los ocho mejores tenistas del año y que es el único de los importantes que aún no está en las vitrinas de Nadal, el balear aseguró que esperaba "estar ahí. Si no pasa nada, jugaré, no veo por qué no. No tengo nada que perder tras un buen año. Necesito días de competición, no he competido lo suficiente". La cita italiana dará comienzo el próximo 13 de noviembre. 

En la rueda de prensa posterior al partido hubo cierto tono de despedida, más provocada por la lógica incertidumbre de un deportista de altísimo nivel con 36 años, un hijo y muchas lesiones complicadas, que con cualquier otra cosa. En todo caso, al llegar al hotel, a las 2 de la madrugada, Nadal tranquilizó a todos sus seguidores con una foto suya y un texto esclarecedor: "Hasta pronto París... nos vemos en mayo en Roland Garros. Gracias!". 

El que sí continuará jugando en el Masters 1000 de París es Carlos Alcaraz. El número 1 del mundo ya está clasificado para jugar mañana los cuartos de final del torneo parisino después de imponerse al búlgaro Grigor Dimitrov por 6-1 y 6-3.