| 10 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El presidente de Ferrovial, Rafael Del Pino.
El presidente de Ferrovial, Rafael Del Pino.

La presión bolivariana del Gobierno a Ferrovial calienta la Junta de accionistas

El Ejecutivo de Sánchez intenta presionar para que la compañía no traslade su sede social. La empresa sigue defendiendo que tiene motivos económicos de sobra, y no fiscales, para su marcha.

| Raúl Puente Economía

La guerra entre Ferrovial y Gobierno se recrudece a horas de su reunión decisiva de este jueves. El Gobierno de Pedro Sánchez continúa con su presión al más puro estilo 'bolivariano' para intentar evitar a la desesperada la marcha de la multinacional a Países Bajos pero que no convence a la junta directiva que encabeza Rafael del Pino. Por el momento, y todo parece indicar que así será, la decisión de la empresa de infraestructuras parece inamovible.

En estos últimos días se han producido un intercambio de cartas en las que el Ministerio de Economía, que encabeza Nadia Calviño, ha insistido en que no es necesario que la empresa traslade su sede social al país neerlandés para cotizar en la bolsa de Estados Unidos, que es el objetivo final de Ferrovial, y que pueden hacerlo directamente desde España. Este es el motivo principal que esgrimen desde la sociedad que dirige Del Pino para esta decisión.

Sin embargo, este mismo martes, el secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, reconoció que si surgen necesidades de ajustes normativos o de mercado estarían dispuestos a reaccionar con rapidez, dando a entender que con la situación actual de la normativa, eso no es posible.

 

Por su parte, desde Ferrovial siguen afirmando en que existen detalles técnicos por los que no pueden cotizar de manera directa desde nuestro país. Todo ello, unido a la política fiscal del Gobierno de Pedro Sánchez con las grandes empresas, ha acabado motivando esta decisión de la compañía española cuyo objetivo final es proteger a sus accionistas y sus intereses. Algo que en nuestro país, por desgracia, ahora mismo no pueden encontrar. No sólo eso, si no que también tienen que aguantar como ministras del propio Ejecutivo insultan día sí y día también a los empresarios.

A pesar de estos mensajes enviados desde la cartera de Economía, la respuesta es clara: se mantienen los puntos del día de la reunión y por lo tanto la votación para el traslado de la sede social a los Países Bajos.

Además, en esa carta firmada por el propio secretario de Estado de Economía insisten en que no hay "motivaciones económicas" que justifiquen el traslado. Desde Ferrovial respondieron a esa misiva pidiendo que se respete su decisión, que hay razones económicas sobradas y que esta operación no se hace por ningún motivo fiscal sino que es el paso natural a su internacionalización.

También piden que el Gobierno no prejuzgue ni condicione la decisión de Hacienda sobre las exenciones fiscales de la operación. Y es que Hacienda debe validar que el traslado no busca obtener una ventaja fiscal sino que responde a razones económicas válidas y desde la Agencia Tributaria avisan de que estos análisis pueden demorarse años.

 

El PP entiende la decisión de Ferrovial ante el trato de Sánchez

En las últimas horas, el Partido Popular se ha mostrado crítico con el trato que da el Ejecutivo de Pedro Sánchez a las empresas. Uno de ellos ha sido el coordinador general del PP, Elías Bendodo, que ha culpado directamente al Gobierno de Pedro Sánchez de la decisión de Ferrovial asegurando que la estrategia del Ejecutivo es "hacer guiños a un sector ideológico" insultando a las empresas del país. Además ha destacado que la cuestión no es lo que el Gobierno está haciendo ahora para eludir que la compañía cambie su sede social a Países Bajos, sino qué hizo antes para evitarlo.

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, ha pedido que deje de insultar a los empresarios y se dedique a garantizar la seguridad jurídica para que las empresas se queden en España y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, apunta que la empresa y la propiedad son sagradas, criticando que el Gobierno, con su postura ante la salida de Ferrovial, busca "una sociedad empobrecida".