| 21 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Endesa
Endesa

Endesa cree que el impuesto a las energéticas no es sostenible y acabará en 2024

Endesa ha revelado su plan estratégico para el período 2024-2026, destacando inversiones por valor de 8900 millones de euros y ajustes en su política de dividendos

| Félix Berrio Economía

 

Endesa ha anunciado un plan estratégico ambicioso que involucra una inversión total de 8.900 millones de euros durante el período 2024-2026. La distribución de esta inversión se enfocará en áreas clave, con 2.800 millones destinados a redes de distribución, 4.300 millones para proyectos de energías renovables, y 900 millones para el área de clientes.

En términos de renovables, Endesa tiene como objetivo alcanzar los 13.900 MW de capacidad renovable para finales de 2026. Este enfoque incluirá una mayor apuesta por la energía eólica, con proyectos destacados en Andorra, Pego (Portugal) y Galicia. Además, la compañía aspira a que alrededor del 90% de su energía vendida a clientes a precio fijo provenga de fuentes no emisoras en 2026.

El CEO de Endesa, José Bogas, señaló que aunque el hidrógeno se ha excluido del plan de inversión debido a su falta de madurez tecnológica, la empresa está comprometida con la transición verde y la electrificación.

Política de dividendos y fin del impuesto

Endesa ha actualizado su política de dividendos para el período 2024-2026. A pesar de los desafíos financieros recientes, la compañía mantiene un compromiso sólido con sus accionistas. El payout del 70% se mantendrá, con un suelo de 1 euro por acción y la aspiración de alcanzar los 1,5 euros en 2026.

Además, Endesa ha sorprendido al anticipar que no espera que el impuesto extraordinario del 1,2% sobre las ventas de las energéticas se prolongue más allá de 2024. Aunque el gobierno tiene la intención de mantenerlo, la empresa argumenta que esta medida no es sostenible a largo plazo y que se necesitará efectivo para respaldar las inversiones requeridas en la transición verde.

Retos y perspectivas

La compañía reconoce los desafíos del entorno económico, como la inflación y los altos tipos de interés, que podrían afectar el ritmo de la electrificación. Sin embargo, Endesa sostiene que la estrategia actualizada es fundamental para mantener la rentabilidad y la sostenibilidad financiera.

A pesar de las incertidumbres, Endesa tiene como objetivo alcanzar un Ebitda de entre 5.600 y 5.900 millones, un beneficio ordinario neto de 2.200-2.300 millones, y una deuda financiera neta de 8.000-9.000 millones para 2026.

Impacto en el mercado

Tras el anuncio, las acciones de Endesa experimentaron volatilidad, liderando las caídas en el índice bursátil Ibex con un retroceso del 2,7%. La empresa, sin embargo, destaca que su objetivo de retribuir a los accionistas con 1,5 euros brutos en 2026 representaría una atractiva rentabilidad por dividendo del 8%.

En resumen, Endesa proyecta un futuro enfocado en la sostenibilidad, la electrificación y la adaptación a un entorno económico cambiante, con inversiones clave y una política de dividendos que busca equilibrar las necesidades de la empresa y la satisfacción de los accionistas.