28 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Dolores Delgado, en 2019
Pedro Sánchez y Dolores Delgado, en 2019

El PP no puede aceptar cualquier pacto por la Justicia con este presidente

Podemos es una amenaza para la separación de Poderes, pero el verdadero peligro es la actitud de Sánchez hacia la Justicia: el PP no puede ayudarle en ese deterioro.

| ESdiario Editorial

 

Los bochornosos ataques en cadena del Gobierno al Tribunal Constitucional por declarar ilegal el primer estado de alarma son la prueba, bien preocupante, de que el problema con la separación de poderes no era, como si podía pensar, algo exclusivo de Podemos.

El partido fundado por Iglesias se ha caracterizado por acosar a jueces, tribunales y magistrados de manera pública y ostentosa; antes y ahora, con el fin de atemorizarles y adaptarles a sus intereses: que unas veces son políticos, caso del llamado "procés"; y otros estrictamente personales, como los relativos a Dina Bousselham, la célebre "niñera" de Irene Montero o la financiación de la formación.

Pero si en las formas el PSOE es más discreto, en el fondo es igual o peor: sus injerencias en la autonomía de los jueces son mucho más contundentes que las de Podemos, pues de Sánchez han dependido de manera muy personal todas ellas, que no son pocas.

 

Desde la invasión de la Abogacía del Estado y de la Fiscalía General, hasta el impulso de los indultos, la estigmatización del Constitucional o la aprobación de una ley exprés para paralizar el CGPJ hasta que se doblegue a sus antojos.

En ese contexto, denunciado incluso por Europa aunque con insuficiente contundencia, arrecian de nuevo las presiones al PP para que acepte la renovación del Poder Judicial,  auspiciadas por Sánchez y repetidas con insistencia por los infatigables altavoces de su Gobierno, cada vez más dispuestos a acompañarle en el deterioro de la vida pública e institucional.

No es solo un problema de Podemos: Sánchez es un peligro para la separación de poderes y el PP debe tenerlo en cuenta antes de pactar nada en Justicia

Olvidan todos, de manera premeditada, que el Poder Judicial no está bloqueado por la resistencia del PP; sino por el empeño socialista en saltarse los procedimientos previstos por la ley, que consagran la necesidad de un acuerdo entre los dos grandes partidos como cláusula indispensable para salvar a la Justicia de los caprichos de un partido.

El problema es Sánchez

Por mucho tiempo que pase, nada debe cambiar si el PSOE sigue enrocado en la idea de que el PP tiene que aceptar lo que se le diga, incluyendo la preocupante intromisión de Podemos en los órganos de representación judicial. Y por ello es indispensable que los populares no cedan ni un ápice en su postura.

Peor que un Poder Judicial con el mandato excedido es otro al servicio de Sánchez y de sus aliados. E incluso sin ellos, cabe preguntarse si se puede acordar nada, en este ámbito, con un presidente que, cuando recibe una resolución adversa del mismísimo Tribunal Constitucional, en lugar de pagar el precio político oportuno, emprende una campaña denigratoria contra él.