| 30 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo

Feijóo acierta al pedirle a Sánchez bajada de impuestos y no debe ceder

El Gobierno puede y debe reducir impuestos con urgencia y empezar a aplicarse una mínima parte del inmenso esfuerzo que llevan años haciendo los españoles.

| ESdiario Editorial

 

Alberto Núñez Feijóo llega este jueves a su reunión con Pedro Sánchez impulsado por un mensaje clave: el PP será capaz de pactar con el PSOE en materia de defensa, política internacional o justicia; pero deberá aceptarse una bajada relevante de impuestos para compensar la formidable inflación, empobrecedora de hogares y empresas.

Una pretensión tan razonable como inviable por la resistencia de un Gobierno despilfarrador que, lejos de moderar el gasto para poder reducir los impuestos, aspira a mantenerlos e incluso a subirlos con la excusa de que, gracias a eso, se financia el Estado de Bienestar, como si todo fuera educación, sanidad o pensiones.

La bochornosa oposición de Sánchez  a hacer una mínima parte del esfuerzo que llevan años haciendo los españoles coincide con otro pronóstico adverso sobre su política: el Banco de España ha vuelto a dar un baño de realidad al Gobierno, el enésimo que recogen sus informes periódicos prácticamente desde 2018 y todos ellos ignorados pese a coincidir con la totalidad de los pronósticos de los organismos económicos españoles e internacionales.

 

Básicamente, el regulador hace una enmienda a la totalidad de la política económica del Gobierno, que sin embargo se resiste a aceptar la realidad y a rectificar una planificación sustentada en disparar el gasto público y la deuda:

El crecimiento de la economía española será del 4.5%, dos puntos y medio por debajo de las previsiones del Gobierno: este dato sería suficiente para que Pedro Sánchez variara su política presupuestaria por la vía de urgencia. La inflación media será del 7.5%, con picos del 10%. El Plan de Choque del Gobierno, basado en el aumento de la deuda y no en la bajada de impuestos, apenas mejorará la situación y a lo sumo reducirá la inflación entre un 0.5% y un 0.8%.

El Gobierno puede y debe bajar impuestos: Feijóo acierta al abanderar una causa de justicia urgente que Sánchez rechazará

Y por todo ello, España vuelve a ser el país que más retrasa su recuperación y su crecimiento para 2023 y 2024 también será muy inferior al previsto por el Gobierno: se quedará entre el 2.9% y el 2.5%, casi cinco puntos por debajo de lo anunciado por el Ejecutivo, con una reducción notable del ritmo de creación de empleo y el desplome de la demanda nacional en más de un punto; el consumo privado de los hogares en medio punto y la inversión en más de tres puntos.

¿22 Ministerios?

A todas estas previsiones se le añade el aumento de la deuda y el déficit; una posible subida de los tipos de interés; el incremento del esfuerzo fiscal; la mayor dificultad para acceder al crédito y el disparatado crecimiento del gasto de la Administración Pública en sí misma, resumida en un dato.

Las nóminas de los empleados públicos y políticos rozan ya los 148.000 millones de euros anuales, 13.000 millones más que en 2019: es la misma cifra que ha perdido la masa salarial en las empresas en el mismo periodo.

Que el presidente de los 22 Ministerios, el ejército de asesores y el derroche en organismo clientelares inútiles diga que no se pueden bajar impuestos no solo es falso: también es una desfachatez y un abuso del que Feijóo no puede ser cómplice: su papel es denunciarlo y demostrar que hay una alternativa más justa.