| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pere Aragonès, pronunciado su discurso navideño
Pere Aragonès, pronunciado su discurso navideño

El independentismo deja en ridículo a Sánchez

El mensaje navideño de Pere Aragonès ha supuesto una nueva humillación para el Gobierno, cuya claudicación no es suficiente para un separatismo catalán absolutamente insaciable.

| ESdiario Editorial

 

Si alguien albergaba una mínima esperanza de que el independentismo catalán variaría sus planes sediciosos, el presidente de la Generalitat arrasó con ellas en su discurso navideño. Pere Aragonès no solo no ha modificado sus posiciones tras las bochornosas concesiones del Gobierno de Pedro Sánchez, sino que las ha reafirmado y piensa acelerar campaña separatista al máximo.

Sin andarse con rodeos, el mandatario catalán ha anunciado que exigirá al Ejecutivo otro 1-O mediante un Acuerdo de Claridad en la mesa de diálogo. Pero además de plantear abiertamente la convocatoria de un nuevo referéndum de independencia a la mayor brevedad posible, presumió de la reforma del Código Penal aprobada para derogar el delito de sedición, modificar la malversación y "mejorar la situación" de los encausados y condenados por el 'procés', según sus palabras.

Sin duda, el presidente ha conseguido lo que quería: más tiempo de permanencia en Moncloa. Pero a costa de regalarle un éxito rotundo a los enemigos de nuestro orden constitucional.

No cabe, en consecuencia, mayor humillación para el Gobierno de Sánchez. Ni tampoco una constatación más clara del fracaso absoluto de su estrategia. El ridículo es de lo que hacen época.

Sin duda, el presidente ha conseguido lo que quería: más tiempo de permanencia en Moncloa. Pero a costa de regalarle un éxito rotundo a los enemigos de nuestro orden constitucional; abaratando al máximo su agresión al Estado y sus leyes para salir indemnes y, aun peor, animándoles a perseverar en sus planes secesionistas.

La democracia española está en juego

Se ha moldeado el Código Penal a la medida de una banda de independentistas, todos satisfechos de haber violado las leyes para celebrar un referéndum que desactivara en Cataluña la Constitución y la desconectara de España. Y lo volverán a hacer con más brío, según las palabras de Aragonés.

Que Sánchez siga insistiendo en que su política ha logrado pacificar Cataluña y acercarla al Estado, es la prueba más elocuente de que esa consulta independentista se acabará celebrando. Y para entonces el ridículo del presidente será lo de menos; la desintegración del Estado y el hundimiento de la democracia española será lo de más, para vergüenza perpetua de Sánchez y el PSOE.