| 25 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
José Luis Ábalos en el Congreso
José Luis Ábalos en el Congreso

El PSOE se pega un tiro en el pie con Ábalos: un caso que puede acabar mal

Mantener al ex ministro dentro alimentaría las especulaciones que ya existen: ¿qué sabe que le vuelve intocable? Pero aunque dimita, el asunto no va a morir ahí

| ESdiario Editorial

Pedro Sánchez siempre ha tenido fama -ganada a pulso- de ser un gran estratega, un hombre con giros de guion inesperados, capaz de salir airoso de una jaula de tigres en ayunas. Quizás su suerte ha empezado a cambiar. Hasta el francotirador más preciso puede fallar un disparo. Y eso es lo que parece que está sucediendo con el ‘caso Koldo’ que se ha convertido ya, por impericia de los socialistas, en el ‘caso Ábalos’.

Este lunes la dirección del PSOE aprobó por unanimidad solicitar al ex ministro de Transportes la entrega de su acta de diputado. Y le dio 24 horas para hacerlo. Un ultimátum que sonaba a intento de presión más que a un acuerdo. Muy arriesgado, porque si Ábalos aguanta el órdago, y de momento lo ha hecho, el PSOE y Sánchez van a quedar en evidencia, desautorizados, y no tendrán más remedio que expulsarle del partido si no quieren caer en el ridículo más espantoso. Lo contrario, mantenerle dentro, alimentaría las especulaciones que ya existen: ¿qué sabe el ex ministro que le vuelve intocable?

En todo caso, dimita Ábalos o no lo haga, lo cierto es que el asunto no va a morir ahí. Además del recorrido judicial, que veremos dónde concluye, está la vertiente política y mediática. Al PSOE le queda por delante un camino de espinas que recorrer, como en su día lo sufrió el PP con Bárcenas y Gürtel.

El PP ya ha registrado en el Senado una comisión de investigación sobre este caso en la que tendrán que dar muchas explicaciones los socialistas que contrataron con la empresa de las mordidas. Armengol, Torres y Grande Marlaska desfilarán por esa comisión a buen seguro y es muy probable que el propio Pedro Sánchez sea llamado a comparecer.

Todo esto además en medio de un calendario repleto de citas electorales en los próximos meses: elecciones vascas en abril y en junio las europeas. Y con la ley de amnistía abierta en canal en estos momentos. Una situación endiablada para Sánchez que si bien es experto en salir airoso de cualquier tribulación también es mortal, de carne y hueso. Quizás estemos asistiendo al principio del fin del sanchismo.