| 09 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Sánchez, rodeado de algunos de sus barones regionales
Sánchez, rodeado de algunos de sus barones regionales

¿A qué esperan los barones del PSOE para arrinconar a Sánchez?

Las críticas de Lambán suponen un mínimo avance en la contestación interna. Pero si no hay movimientos más decididos, el hundimiento socialista y los daños para el país están garantizados.

| ESdiario Editorial

 

Aunque con algún que otro eufemismo y desdiciéndose a sí mismo poco después, el presidente aragonés, Javier Lambán, ha puesto palabras a lo que otros barones y sobre todo muchos socialistas piensan: que Pedro Sánchez es una desgracia para el partido y una ruina para España. Claro que, desde hace más de un lustro, nadie mueve un dedo dentro de Ferraz y de las federaciones territoriales para echarlo.

Bien es verdad que Lambán fue esta vez un poco más allá en las críticas al actual jefe del partido y presidente del Gobierno, que también se han oído, convenientemente engrasadas siempre, al castellano-manchego García Page y al extremeño Fernández Vara.

El aragonés entró a fondo en la errática gestión de su líder a partir de las cesiones intolerables a los independentistas, y puso el dedo en la llaga al recordar dónde comenzó todo: las primarias internas que dieron todo el poder interno a Sánchez, marginando la alternativa moderada que hasta entonces representaba el asturiano Javier Fernández.

 

La apuesta por los pactos de estado con el PP y el respaldo firme a la Constitución que encarnaba este último, en línea continuista con Pérez Rubalcaba, es lo que quedó muerto y enterrado entonces, como lamenta Lambán, que al mismo tiempo ha proclamado su lealtad a Sánchez. Una declaración un tanto ridícula y bochornosa tras un ataque tan brutal.

Y lo peor es que esa va a ser la deriva que viene. Alguna crítica, algún lamento, algún pellizco por parte de los dirigentes territoriales y locales, pero sin apartarse un milímetro del ordeno y mando del secretario general, que por otra parte ha logrado blindar el partido para que orgánicamente sea muy difícil moverle la silla.

Una cosa es el cálculo electoral y partidista y otra la realidad de un país que se deteriora a diario y un PSOE cuya marca cada vez está más deshonrada

Las elecciones autonómicas y municipales que ya se otean en el horizonte van a hacer el resto para que el inmovilismo gane la partida. La preocupación de los barones regionales y de los candidatos a las alcaldías es que los desastres en la gestión política y económica de Sánchez se filtren lo menos posible a sus espacios de administración. Así que se trata de mantener (y mantenerse) a distancia de Sánchez y como mucho soltar alguna píldora crítica y quejosa.

Claro que una cosa es el cálculo electoral y partidista y otra la realidad de un país que se deteriora a diario y un PSOE cuya marca cada vez está más deshonrada. De modo que, como no medie reacción, más pronto que tarde esos barones que tiran la piedra y esconden la mano contra Sánchez correrán la misma suerte que su líder. La cobardía, en fin, siempre acaba pagándose. Y muy cara. Su silencio ante la aprobación del delito de sedición desecha, en la práctica, toda esperanza.