| 27 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, durante sus vacaciones en Lanzarote
Pedro Sánchez, durante sus vacaciones en Lanzarote

El precio de la luz, un atraco consentido e impulsado por el Gobierno de Sánchez

Es inadmisible que un español pague el triple que hace un año y el doble que un alemán o un francés con la mitad del sueldo y el Gobierno mire para otro lado.

| ESdiario Editorial

El Gobierno de España es responsable directo del insoportable precio de la luz, cuya magnitud se entiende mejor al compararlo con el coste de hace un año (tres veces menos) y con el de otros países del entorno como Francia o Alemania, donde el recibo es la mitad pese a que los sueldos allí son el doble.

Si a este abuso se le suman otros, con subidas del 22% en el precio del combustible o las tarifas de comunicaciones más elevadas de Europa, el panorama es desolador: con la peor crisis económica del mundo, junto a Argentina, en España se suben los impuestos y los precios de casi todo, generando un infierno ante el cual el Gobierno hace nada. O vende un entusiasmo que no se cree nadie.

 

La cuestión capital es si, en este asunto, Pedro Sánchez podría hacer algo o no. Y la respuesta es afirmativa: aunque resulte más cómodo y vendible echar la culpa a las empresas eléctricas, cuya  voracidad recaudatoria es evidente; lo cierto es que más de la mitad del recibo que pagan los españoles son impuestos directos e indirectos.

Si con Rajoy subidas mucho menores eran su responsabilidad; el tarifazo con Sánchez lo es de su Gobierno

Y todos ellos dependen del Gobierno, que se ha limitado a reducir el IVA del 21% a l 10% para casos muy contados que dejan fuera a la inmensa mayoría de los consumidores y lastran también a la empresa y la industria españolas, afectadas por unos sobreprecios que llegan hasta al 30% frente a sus competidoras europeas.

Todo eso sucede en una España con récord de desempleo juvenil y femenino donde el Gobierno, además, no deja de subir impuestos o de amenazar con ello pese a que, propaganda aparte, los españoles ya soportan uno de los cinco mayores esfuerzos fiscales del mundo.

Ya está bien de arruinar a los ciudadanos

Y ocurre con dirigentes que, hace nada, denunciaban subidas muy inferiores en la época de Rajoy y le achacaban, no sin razón, su responsabilidad directa en esos repuntes. Solo por esto, Sánchez carece de derecho a mirar para otro lado y decir que no puede hacer nada.

Porque, amén de regular mejor el sector, puede reducir los impuestos a la luz con los que mantiene una Administración Pública que no prescinde de nada y le carga la factura a una sociedad exhausta, indignada y sin dinero en los bolsillos.