| 13 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Un marzo "koldeado"

| Redacción Elche Edición Elche

Feliz fin de semana. Ya estamos en marzo y hemos consumido aquella segunda uva que nos tomamos en la fiesta de Año Nuevo. El mes de marzo nos traerá la Primavera y nos traerá el día de homenaje a la MUJER, el día del PADRE, las Fallas de Valencia y, en su última semana, la celebración de la Semana Santa, que es como un pequeño "descanso", para tomar aliento en la intensidad de esta vida. Si estuviéramos en la F1, sería un buen momento para cambiar neumáticos. Como ven, un mes muy completo.

El paseo matutino me lleva a encontrarme con mi estimada Doña Angelines, que sigue fiel a sus paseos por el bulevar. Hoy está conjuntada en colores tendentes a morado. Todo le queda bien y cuadra con esos labios rojos intensos y esa sonrisa sacada de películas de Audrey Hepburn. Sus alumnos siempre estuvimos "enamorados" de esa pose de mujer segura, que tanta admiración nos provocaba.

Tras nuestros primeros comentarios de alegría por habernos encontrado, me insinúa la posibilidad de sentarnos a desayunar, que quiere preguntarme cosas. No será un "desayuno con diamantes", pero a mí me va a parecer muy atractivo, seguro.

Mi Audrey Hepburn particular respira un aire de actividad y preocupación a la vez. Tan pronto nos sentamos, me habla de que sigue minuto a minuto, a través de la televisión, lo que está pasando con la trama de KOLDO que, efectivamente, es preocupante, pero la televisión multiplica el mismo mensaje y eso hace uno sienta una alarma enorme cada día. Yo le he aconsejado que vea las noticias una vez al día, que intente no "contaminar" cada minuto de su vida con tan desagradable asunto.

Dña. Angelines y yo hablamos de la posible implicación de Ábalos y de Armengol, en esta trama, de la posible participación de Angel Víctor Torres, el que fuera Presidente de Canarias y ahora es Ministro. Hablamos de las irregularidades que vamos conociendo porque se publica en los periódicos, porque aparece en los programas de televisión o de radio, en general, porque aparece en todos "los medios".

La impresión que nos causa todo esto nos lleva a pedir churros. Hay que compensar tanto disgusto. Esa masa frita, debidamente escurrida de aceite, produce un placer especial en nosotros, placer que rematamos con un sorbo de café, descafeinado, por supuesto, porque a nuestra edad no podemos exponernos gratuitamente a los riesgos de la cafeína.

Doña Angelines me mira seriamente y me pregunta si he metido la información de la trama en algún programa de "inteligencia artificial", porque ella sabe que me encanta la tecnología. Le he confesado que sí, que se me ocurrió meter un conjunto de información publicada en Chat GPT y lanzarle la pregunta de "¿Qué opinión merece esta información?". Chat GPT me devolvió una frase elocuente: "Si son ciertos los datos, una pandilla de aprovechados sinvergüenzas, sin visión de futuro, porque partieron de premisas inciertas, como la perpetuidad en el poder, que era esencial para no ser descubiertos". Así es la inteligencia artificial, se parece bastante a la natural. Estos, los de la trama, tenían poca, bastante poca.

A Doña Angelines le he dicho que no se engañe, que esto no "noquea" a Sánchez, todo lo contrario, lo dispone en un proceso de "maquinación" de un mensaje que vincule al PP, con todo lo que él tiene montado en el PSOE. Es un maestro de la manipulación de la realidad. No me he leído el "Manual de resistencia" que escribió, pero seguro que allí explica que cuando peor considera uno que está, es cuando más fuerza hay que sacar para salir de allí, responsabilizando a otros.

En mi afán por que Doña Angelines se olvide de estos desagradables asuntos, le hablo del campeón Ilia Topuria, un "peleador de artes marciales mixtas". Le he contado que no me emociona ver a una persona dándoles golpes a otra, aunque lo llamen deporte. No es algo que pueda ocupar espacio en mi mente. Debo tener algún tipo de "trastorno" en las neuronas, por el que me repelen las imágenes de violencias y muertes, no disfruto con ellas. Doña Angelines sí, ella me cuenta que le encantan las películas de acción, que vio las imágenes del combate de Ilia Topuria y que disfrutó de los dos asaltos. La miro y no deja de sorprenderme esta mujer. Además me ha contado que las futbolistas españolas ganaron esta semana la Nations League, derrotando a Francia por 2 a 0, en un reñido partido. La verdad es que la intensidad de la semana, no me dejó mucho tiempo para estar pendiente de estas novedades.

Doña Angelines saca una pastilla del pastillero y yo también saco alguna del mío. Ambos tenemos algún homenaje que hacer, diariamente, a la tensión arterial. Entre risas por el gesto, recordamos a nuestro común amigo, Don Félix Díaz Caparrós, ilustre médico que, a pesar de ser joven, es de esos que utiliza muchos minutos para hablar contigo y preguntarte muchas cosas de tu vida, antes de empezar las exploraciones, porque él sabe que las personas somos cuerpo, mente y espíritu. No nos acordamos si son exactamente esas tres las partes a las que siempre se refiere, pero si no lo son, se parecen mucho.

Entre risas, Doña Angelines, me pregunta si los churros son malos para la tensión, a ver si estamos tomando pastillas por un lado, para corregir, y dándole motivos por otro para perjudicar. Y la risa se apodera de ella, porque está segura de que si están buenos, seguro que son malos para la salud.

Pago la cuenta del desayuno y nos vamos. Me despido afectuosamente de Doña Angelines. Me supera en años, soy un caballero y no diré cuántos, pero también me supera en todo, en optimismo, actividad, agilidad...

En casa, este fin de semana daremos protagonismo a un cocido. Voy a atender a una propuesta sencilla y humilde que me ha facilitado Antonio, el carnicero. Carnes y verduras ocuparán una olla y el calor las acompañará un buen rato, hasta que hayan llevado a cabo esa "alquimia" tan singular que traerá a la vida un caldo impregnado de lo que cada participante haya querido dejar en él.

Aprovechen el fin de semana. Descansen y entréguense generosamente a los demás. No pierdan la ocasión de abrazar a los seres queridos, es reconfortante.

Como siempre, servidor de ustedes... Sergio Morales Parra