El Semanal Digital
27087_pEDRO_sANCHEZ_Y_pABLO_iGLESIAS_REUNION_JUNIO_2017.jpg

7 BULOS DE LA IZQUIERDA

Grandes mentiras que crees que son verdad

Facebook El Semanal Digital Twitter El Semanal Digital
¿Financia Europa el fundamentalismo? ¿Un tercio de los españoles es pobre? ¿Ha condenado el PP el franquismo? Éste y otros mensajes habituales, desmontados uno a uno con datos.

 

 

La izquierda en este país ha llevado siempre a cabo una maniobra “goebbelsiana” que, no por antigua, deja de funcionar. Consiste en que, a base de repetir unas cuantas mentiras de manera sistemática y continuada en el tiempo, finalmente el conjunto de la sociedad termina por aceptarlas como verdades. En nuestro caso son varias las falacias que se han dedicado a transmitir durante años y que nadie se atreve a rebatir puesto que están ya instaladas en el subconsciente del ciudadano y son prácticamente incontestables tomándolas por verdades inquebrantables. Pero nada más lejos de la realidad. La retahíla de embustes es tan amplia que merece la pena gastar el tiempo en desmentir algunos. Por supuesto casi todos tienen su base de verdad sobre la que se construye el bulo.  Comencemos: 

 

Europa financia al Estado Islámico

 

Cada vez que el ISIS comete en un atentado en suelo europeo las redes y los principales diarios “progresistas” se han afanan en expandir el bulo de que Europa u occidente en general financia al ISIS y que esos ataques son culpa nuestra por darles dinero y venderles armas. Bien, obviamente la base de esta absoluta barbaridad está en dos hechos: Por un lado la guerra de Afganistán en la que EEUU proporcionó armas y financiación a los grupos rebeldes opositores a la invasión soviética del país, grupos que derivaron en lo que hoy conocemos como Al Qeda (de hecho uno de los combatientes entrenados por la CIA estadounidense fue el propio Bin Laden).

La financiación de los terroristas viene  por chantajes, rescates o venta de petróleo en el mercado negro

Pero no, el fundamentalismo islámico no empezó ahí, ya que la URSS siempre contó con la feroz oposición y las revoluciones violentas de los islamistas durante sus intentos de extender el régimen soviético a Afganistán. Muy a grandes rasgos ese es uno de los hechos en los que la izquierda se basa para decir que Occidente financia al ISIS, además del apoyo a los grupos rebeldes opositores a la dictadura de Al Asad. El otro es la venta de armas a los terroristas. Sí, así de sencillo y se quedan muy anchos.

Europa suspendió la venta de armas a Siria en 2011 y sí, es cierto que se venden armas a Arabia Saudí pero bajo estrictos controles internacionales con garantías de uso final, esto quiere decir que estas armas son vendidas al gobierno para su exclusivo uso en el ejército. La financiación de los terroristas viene por otras vías, principalmente por los impuestos revolucionarios de las zonas que controlan, los rescates de ciudadanos de occidente, la venta de petróleo en el mercado negro, el robo a bancos provinciales, el expolio cultural y el tráfico de refugiados a los que cobran tasas por abandonar el país.

El dinero que llega desde Arabia Saudí al ISIS viene de donaciones privadas de multimillonarios afines al grupo terrorista. Por otra parte, todos los atentados cometidos por el ISIS en occidente se llevaron a cabo con armas compradas en Europa en el mercado negro, por lo tanto, aún cortando esa financiación por parte de Europa, en caso de que existiera, no se acabaría con el problema, a menos que ilegalicemos la venta de coches y furgonetas que son las armas con las que últimamente comenten sus atrocidades. Los atentados del ISIS son extremadamente baratos y con medios que consiguen en la propia Europa.

 

 

El PP no condena el Franquismo

 

A esta se le une otra también muy usada: “El PP es un partido fundado por franquistas”. Ambas son dos falacias que los populares, en su histórica incapacidad comunicativa, no han sabido rebatir, posiblemente debido a que son frases tan universales en la izquierda que ni se molestan en desmentir. El Partido Popular condenó el franquismo en el año 2002 en una votación por unanimidad donde también se condenó el golpe de Franco.

Pero a la izquierda no le valió con eso ya que continuó haciendo mociones a lo largo de los años, incluso en la actualidad, con el objetivo de conseguir que el PP votara en contra, incluyendo puntos absurdos para hacer a los populares cada vez más difícil votar la moción, ahí está el truco.

Una de las últimas fue el voto en contra del PP en 2013 a designar el 18 de julio “día contra el franquismo”, propuesto por Izquierda Unida. Los populares argumentaron el sentido de su voto en la necesidad de dejar de abrir la brecha guerracivilista, pero Izquierda Unida lo promocionó como un “El pp no condena el franquismo” a pesar de que ese mismo alzamiento del 18 de julio fue condenado por el PP 11 años atrás.

El PP condenó el franquismo en 2002 en una votación por unanimidad donde también se condenó el golpe de Franco

No sabemos cuántas veces son necesarias condenar el franquismo, para la izquierda nunca es suficiente. El otro mantra es la fundación del PP por parte de franquistas, ya que Fraga fue ministro del caudillo, obviando, por supuesto, que el fallecido político gallego fue uno de los padres de la Constitución y que lo que él fundó fue Alianza Popular no el Partido Popular que fue una coalición de centroderecha que reunió, además de a AP, al Partido Liberal y a los restos de la UCD/CDS.

El Partido Popular fue fundado en 1989. Adolfo Suárez llegó a ser gobernador civil o director de TVE durante la dictadura y jamás nadie le acusó de franquista. Supongo que no interesaba. El bulo de no condenar el franquismo también se extiende a Ciudadanos, a pesar de haberlo hecho en el propio Parlament catalán.

 

Las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo trabajo

 

Alrededor de este absoluto embuste hasta se han llegado a crear oficinas de “igualdad de género en el salario”. Ninguna mujer, ninguna, cobra menos que un hombre por el mismo trabajo en España. La mentira se sustenta en sacar la media entre el sueldo de los hombres y las mujeres y, efectivamente, la media de ellas es menor a la del hombre. Pero esto tiene una explicación la cual mostraré a continuación con un ejemplo muy práctico:

Imaginemos un país en el que existen 4 tipos de trabajo distintos:

Trabajo 1: 8 hombres y 22 mujeres: sueldo de cada uno: 800 euros
Trabajo 2: 15 hombres y 25 mujeres: sueldo de cada uno: 1.000 euros
Trabajo 3: 20 hombres y 20 mujeres: sueldo de cada uno: 1.500 euros
Trabajo 4: 25 hombres y 15 mujeres: sueldo de cada uno: 2.000 euros

Media de sueldo de los hombres: 1.490 euros
Media de sueldo de las mujeres: 1.250 euros

Efectivamente la diferencia son 240 euros. La conclusión que la izquierda sacaría de esto es que las mujeres cobran 240 euros menos que los hombres, cuando la realidad es que esa diferencia en las medias se debe a que hay más hombres en puestos con sueldos altos que mujeres, no que las mujeres cobren menos que los hombres por el mismo trabajo. Y la razón de que haya menos mujeres en trabajos con alta remuneración no es una cuestión de machismo sino generacional.

Hay más hombres con sueldos altos que mujeres, pero no cobran menos que los hombres por el mismo trabajo

Aún arrastramos una generación en la que los hombres iban a la universidad y se formaban y las mujeres no, esos son los que actualmente ocupan los puestos de altos directivos de empresas, debido a que aún hay una generación de españoles en la que los hombres tienen más formación que las mujeres, algo que con el tiempo se irá corrigiendo debido a que, en la actualidad, el número de hombres y mujeres en universidades es prácticamente el mismo. También tiene que ver el tipo de carreras por la que se decanta cada sexo. Por ejemplo, casi el 80% de los alumnos en carreras relacionadas con la salud, el bienestar o la educación son mujeres mientras que en campos como la ciencia o las matemáticas el porcentaje cae al 40%, sin hablar de las ingenierías donde el dato porcentual se queda en el 26%.

 

Los ricos no pagan impuestos

 

 ¿Quién iba a dudar de que esto era una falacia si ha sido repetido hasta la saciedad, afirmado, perjurado y hasta incluido en programas electorales? Pues así es, más falso que los informes de Monedero. El tipo máximo de IRPF del 47% es de los más altos de Europa y sí, los ricos pagan, pagan mucho, de hecho España es uno de los países que más grava la riqueza en Europa contando con ese prehistórico impuesto de patrimonio y de sucesiones que aún existe en nuestro país y que ha desaparecido en la mayor parte del mundo occidental.  

Pero la izquierda necesita justificar el excesivo gasto que quiere realizar al gobernar y esto se traduce en crujir a impuestos a los ricos, como si esos ricos lo aceptaran amablemente y pagaran todo lo que les pidiera Pablo Iglesias como presidente del gobierno. La realidad es otra.

Cuando intentas sacar tajada de la riqueza de otros para llevar a cabo tu programa y estableces unos impuestos abusivos a los ricos, los ricos no se quedan de brazos cruzados sino que ocurren los Panamá Papers, los Paradise Papers, el fraude fiscal y los “Monedero”. Sí, Juan Carlos Monedero fue una víctima de la excesiva carga impositiva a los ricos con aquel informe de 450.000 euros que intentó hacer pasar por el impuesto de sociedades ahorrándose 100.000 euros de IRPF. Por suerte, fue avisado por un ciudadano anónimo llamado Cristóbal Montoro y le dio tiempo a poner sus cuentas en regla y no incurrir en un delito fiscal.

 

 

 La mayoría de trabajadores son temporales

 

 La consigna absurda de comparar el número de contratos indefinidos con los temporales es obviamente un calculo engañoso que la oposición usa para manipular a la opinión pública. El número de trabajadores con contrato temporal actualmente en España es ligeramente superior que en 2011 y la explicación es bien sencilla: cuando el paro está subiendo los primeros en ser despedidos son los trabajadores con contrato temporal y viceversa.

Cuando el dato del paro se recupera los contratos temporales aumentan. No solo la mayoría de trabajadores no son temporales sino todo lo contrario: en España el 72% de los trabajadores tienen un contrato indefinido, en contraposición al 68% de indefinidos que había en 2007, y el número de cotizantes ya ha superado los 19 millones. 

El absurdo de comparar indefinidos con temporales tiene que ver con que un trabajador, una vez que firma un contrato indefinido ya no firmará más, mientras que alguien que firma uno temporal podrá firmar varios en dos o tres meses e incluso en el mismo mes. Resulta ilógico pensar que los datos del paro arrojarán algún mes un número de contratos indefinidos superior al de temporales, jamás ha sido así y, además, es irrisorio pensar que eso pueda ocurrir porque es matemáticamente imposible, ni siquiera cuando teníamos un 8% de paro.

 

14 millones de pobres en España

 

Aquí salió El Gordo. El mayor insulto a la inteligencia humana que ha copado titulares y titulares. Algunos hablaban de 14 millones en riesgo de exclusión, otros directamente publicaban que “un tercio de los españoles son pobres. No contentos con vomitar sobre el lector, los hubo quien acompañaban la noticia con una fotografía de un comedor social lleno de indigentes.

El falso dato de que el 29% de los españoles son pobres se basa en el índice AROPE que recoge el número de personas que dependiendo de algunos baremos se consideran pobres o en riesgo de pobreza. Uno de esos indicadores utilizados es el de la renta. Se considera pobre un hogar unipersonal con una renta inferior a 9.300 euros anuales. Para hogares con dos adultos y dos niños el umbral para ser considerado pobre es de 19.600 euros (el salario medio en España es de 26.000 euros).

Un 6% de los españoles es pobre, menos de tres millones, muy lejos de esos 14 que dicen algunos medios

Todo el que esté por debajo de esa cifra es incluido en la estadística de pobreza. El único indicador que nos puede servir para medir la pobreza es el de “carencia material severa” (y aún así tampoco es muy fiable), es decir, se incluye en “pobreza” a todo el que cumpla cuatro de estas nueve condiciones: 

No puede permitirse vacaciones una semana al año.

Comprar carne, pollo o pescado cada dos días.

Temperatura adecuada en su vivienda.

Gastos imprevistos.

Ha sufrido retrasos en los pagos de recibos relacionados con la vivienda principal.

No tiene automóvil.

No tiene teléfono.

No tiene televisor en color.

No tiene lavadora.

En este indicador solo un 6% de los españoles cumplen cuatro de las nueve condiciones, es decir, menos de tres millones, muy lejos de esos 14 que dicen algunos medios. De hecho, si solo tomamos en cuenta el número de personas que dicen “no poder comprar carne, pollo o pescado cada dos días” (ojo, cada dos días, no que no puedan comprarlo), la cifra es de un millón y medio, un 3,5% no un 29%, y mucho menos un tercio de los españoles.

Sin contar, por supuesto, con los 25 mil niños hambrientos en los que Manuela Carmena basó su campaña electoral y que luego resultaron no existir. Cristina Cifuentes abrió los comedores escolares el verano pasado ante la presión de Ahora Madrid y, de 5.500 plazas, solo fueron cubiertas 500.  

 

 

Rescatan bancos y no personas

 

Quizás esto ha sido lo más repetido durante años. Bankia no es un banco normal, fue el resultado de la fusión de varias cajas públicas, sí, públicas, controladas por políticos que llevaron casi a la quiebra el sistema financiero español. No contentos con esto, algunos partidos pretenden crear una nueva banca pública controlada también por políticos.

Dejar quebrar a Bankia se hubiera llevado por delante el dinero de depositantes y ahorradores

La experiencia no ha servido de nada. Pero sigamos. La opción de dejar quebrar a un banco estaba ahí y sonaba maravillosa. El Fondo de Garantía de Depósitos aseguraba que los ahorradores recuperarían su dinero siempre que fuera inferior a 100.000 euros. El problema de Bankia es que es una entidad inmensa, como he dicho, fruto de la fusión de varias cajas, entre ellas, Caja Madrid, y dejarla caer no era una opción pues, además de que los accionistas perderían su dinero, también lo harían las personas que tenían allí depositados sus ahorros.

Una vez hecho el roto había que arreglarlo y la única opción era inyectar dinero público para proteger al ahorrador. Y así se hizo. Dejar caer a Bankia habría provocado tal colapso financiero que España habría sido rescatada ipso-facto, la prima de riesgo estaría en la estratosfera y ningún inversor querría pisar España ni para meter los pies en la playa de Alicante.

Por no hablar de que los ciudadanos que tuvieran su dinero allí perderían sus ahorros o buena parte de ellos, algo así como la estafa de las preferentes, pero a una escala épica. La inyección de dinero público al sistema financiero es algo que se ha hecho en medio mundo durante la crisis, incluido EEUU o Grecia bajo el gobierno de Syriza, algo que ni Podemos ni IU han criticado. En resumen, a ellos les gusta que se rescaten bancos con dinero público en todos los países menos en el nuestro y si en esos países gobiernan los suyos, mejor que mejor.

Nunca ha sido tan fácil guiar a la opinión pública y nunca ha sido tan barato mentir sin pudor. Desmontar todos los dogmas implantados durante años en el subconsciente no es tan sencillo pero me doy por satisfecho si, al menos, todo esto te ha hecho pensar.

 

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia