| 17 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
El síndrome del teléfono apagado es muy duro.
El síndrome del teléfono apagado es muy duro.

Mapfre apuesta por el talento veterano

La Fundación Mapfre quiere combatir frontalmente el edadismo, es decir, que a los mayores de 50 años se les saque del mercado laboral. Por ello, apuestan por el emprendimiento sénior.

| Israel García-Juez Empresa

 

Uno de los desafíos más importantes del mercado laboral español es el edadismo que enfrentan muchos trabajadores mayores de 50 años.

Ante esta situación y la búsqueda activa de los sénior por reinventarse y mantenerse activos en el mercado laboral, el emprendimiento se ha convertido en la principal opción para que el talento veterano pueda seguir aportando a la economía y la sociedad.

Una prueba de ello es que, según el III Mapa del Talento Sénior del Centro de Investigación Ageingnomics de Fundación Mafre, en los últimos 20 años, se ha incrementado un 48% la cantidad de autónomos sénior mayores de 55 años.

“Es fundamental para la economía española y mundial no perder el talento sénior. La edad no es ningún impedimento para reinventarse o seguir creciendo laboralmente. En este sentido, el emprendimiento se presenta como una vía crucial para que los profesionales sénior continúen contribuyendo al desarrollo económico y social. El emprendimiento permite a estos individuos aprovechar su experiencia y conocimientos para iniciar nuevos negocios, desarrollar proyectos innovadores y ofrecer servicios especializados.”, tal y como señala Juan Fernández Palacios, director de Ageingnomics.

 7 razones del auge del emprendimiento sénior 

Actualmente, 1 de cada 3 autónomos en España es mayor de 55 años, con cerca de un millón de sénior que trabajan por cuenta propia. Con el objetivo de analizar esta nueva realidad, los expertos mencionados presentan 7 razones para explicar esta nueva realidad.

1) España, al igual que muchos otros países, está experimentando un envejecimiento poblacional.

El aumento de la esperanza de vida y la disminución de las tasas de natalidad han contribuido a un aumento en el número de personas mayores que aún están activas laboralmente y buscan nuevas oportunidades profesionales.

2)Actualmente, muchos trabajadores siguen teniendo que hacer frente al edadismo laboral.

El acceso limitado a oportunidades de empleo adecuadas ha llevado a un número creciente de sénior a considerar el emprendimiento como una alternativa viable para mantenerse activos y generar ingresos.

3)Los trabajadores mayores de 50 años suelen poseer una amplia experiencia y conocimientos en sus áreas de expertise, adquiridos a lo largo de su trayectoria profesional. Esta experiencia los sitúa en una posición favorable para emprender con éxito, ya que cuentan con habilidades empresariales, redes profesionales y un profundo entendimiento del mercado.

4)En los últimos años, se han desarrollado programas, como ‘TaleS’, para apoyar el emprendimiento sénior en España. Estos incluyen asesoramiento empresarial, acceso a financiamiento, programas de formación y redes de apoyo que facilitan el proceso de iniciar y gestionar un negocio propio.

5)La tecnología ha democratizado el acceso al emprendimiento, haciendo que sea más fácil para personas de todas las edades lanzar y hacer crecer sus negocios. Los sénior están aprovechando estas herramientas tecnológicas para desarrollar nuevos productos y servicios, llegar a nuevos mercados y mejorar la eficiencia operativa de sus empresas.

6)Debido a la búsqueda de optimización de costes y con el objetivo de mantenerse competitivas, muchas empresas apuestan por estrategias como la anticipación de la jubilación o la contratación preferencial de trabajadores más jóvenes, constituyendo una barrera importante para que los mayores de 50 años accedan al mercado laboral, con la consiguiente pérdida de talento sénior que supone. 

7)A medida que se avanza en edad, es más complicado que una persona parada encuentre un nuevo trabajo. Mientras que entre los jóvenes el tiempo de búsqueda de un empleo está en “menos de 6 meses”, entre los sénior aumenta a “más de dos años”, tal y como muestra el citado mapa. Se trata, por tanto, de un paro de larga duración del que algunos no salen a no ser que trabajen por cuenta propia.