| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Repsol pide llevarse su juicio contra Iberdrola de Santander a Madrid

Fuentes jurídicas consultadas por Esdiario aseguran que de producirse el juicio tardaría el doble en resolverse, lo que sin duda es un perjuicio muy grave para los afectados.

| Israel García Juez Empresa

Repsol acaba de solicitar que la demanda que le ha presentado Iberdrola en los juzgados de Santander se trasladen a Madrid. La petrolera argumenta que la importancia del caso excede las competencias de los tribunales cántabros al ser una cuestión que afecta a toda España.

Según fuentes jurídicas consultadas por Esdiario se trata de un movimiento peligroso pues automáticamente pone en cuestión al juez cántabro que ha recibido la demanda y que la única pretensión real de Repsol con este movimiento es que el periodo de duración que tenga este juicio se multiplique por dos al tener los juzgados madrileños una mayor carga de trabajo.

Iberdrola presentó la demanda en los Juzgados de Santander pues según la normativa procesal cuando se demandan empresas con diferentes domicilios sociales, el demandante puede elegir el lugar de cualquiera de estos domicilios. En este caso la sociedad competidora de Iberdrola en la venta de luz y gas, Repsol Distribuidora de Electricidad y Gas tiene su domicilio social en Santander.

Por tanto, y abundan las mimas fuentes, sentaría muy mal en los Juzgados cántabros la solicitud de este cambio cuando la normativa indica que están perfectamente capacitados para manejar este asunto. Es más, se preguntan si esto no provocará un movimiento por parte del juez asignado de exigir que se celebre allí pues al final es una forma de cuestionar su capacidad y que no le siente especialmente bien que una de las partes haya emprendido este movimiento.

La eléctrica presidida por Sánchez Galán denunció a la de Antonio Brufau al observar que las campañas publicitarias de Repsol incurrían en el blanqueo ecológico, es decir, afirmar que una organización, producto o servicio determinado es más sostenible o respetuoso con el medio ambiente de lo que en realidad es, omitiendo en sus comunicaciones la actividad principal de la compañía y los verdaderos efectos para el medio ambiente de sus productos y servicios. Este "eco postureo" está siendo perseguido con mucho ímpetu en Europa pues además de competencia desleal contra las compañias que sí lo cumplen, atenta contra multitud de iniciativas que desde Bruselas persiguen construir un mundo más sostenible. 

Tan es así que en el Reino Unido se han vetado varios anuncios de petroleras por incurrir en el llamado greenwashing en inglés, en Italia se ha multado a una empresa líder de petróleo y gas por una campaña en la que se asociaba Diesel con la palabra verde o incluso Francia introdujo la prohibición por ley (Ley de Cambio Climático) de la "publicidad relativa a la comercialización o promoción de combustibles fósiles" y la “promoción de un producto como neutro en carbono” a menos de que vaya acompañado de un “balance de emisiones que abarque todo el ciclo de vida del producto”.    En España, las petroleras no solo han promocionado productos haciéndolos parecer sostenibles sino que los han utilizado, mediante descuentos cruzados, para aumentar las ventas del petróleo.

Además, Repsol ya ha sido sancionada en dos ocasiones por estas practicas por la Advertising Standards Authority en Reino Unido, campañas con mensajes similares a las de España. El regulador británico (ASA) obligó a retirar a Repsol la campaña de biocombustibles en la que manifestaba: “En Repsol, desarrollamos biocombustibles y combustibles sintéticos para conseguir cero emisiones netas”. La ASA también determinó en relación con la campaña de Hidrogeno que era desleal la publicidad de productos que todavía no habían podido ser comercializados y que, de igual modo, contribuían a difundir una imagen sostenible de la compañía. Esta campaña también se ha realizado en España y es objeto de denuncia en la demanda.