| 09 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pere Aragonès durante el debate antes de la crisis
Pere Aragonès durante el debate antes de la crisis

ERC y Junts montan una guerra civil que empuja a Cataluña a la incertidumbre

Pere Aragonès cesa a su vicepresidente de Junts, Joan Puigneró, por no anunciarle que su partido iba a exigirle una moción de confianza. Pero no da el paso de romper la coalición

| E. M. España

Pere Aragonés, tras la reunión extraordinaria con los consellers de Junts, ha declarado que "la situación actual ha generado una desconfianza con el vicepresidente Jordi Puigneró, que no me informó de la cuestión, y por lo tanto he decidido cesarlo a la espera de que Junts proponga una nueva persona para el cargo de vicepresidente y la consellería que el señor Puigneró ostentaba".

Caos absoluto en el gobierno catalán. Lo que debía ser un debate de política general para mostrar las políticas del ejecutivo de Pere Aragonès ha acabado con una ceremonia de la confusión cuando Junts, los socios de ERC en la Generalitat de Cataluña, han propuesto una moción de confianza al presidente.

Aragonès, despechado por la traición de sus socios, ha convocado a los consellers de Junts a una reunión extraordinaria para ver si contaba con su apoyo bajo la amenaza de romper el gobierno de coalición.

A partir de ahí, toda una sucesión de rumores y filtraciones, con Junts -el partido de Puigdemont y ex convergentes- convocando una ejecutiva del partido para analizar si rompen.

 

Junts ha asegurado en la reunión extraordinaria de Pere Aragonés que sus consellers han defendido "de manera unánime" que el presidente de la Generalitat se someta a una cuestión de confianza si no cumple el acuerdo del Ejecutivo, pero fuentes de Presidencia de la Generalitat lo han negado y afirman que ha habido divergencia de opiniones, como un ejemplo del caos reinante.

 

La cúpula de Junts (Borrás, Puigneró y Turull) abandonando bien entrada la noche al Palau de la Generalitat.

 

En su comparecencia tras esta caótica jornada, el presidente catalán ha asegurado que  "el ruido externo ha llegado al Govern, y tras el debate de Política General, Junts planteó que me sometiera a una moción de confianza".

"Mi responsabilidad es pensar en el bien común y en la ciudadanía, y lo que la gente pide es un gobierno cohesionada y que priorice el bienestar y la prosperidad, y esto no es compatible con una cuestión de confianza que puede llevar el país a una interinidad que no es deseable en el contexto actual", ha añadido.

"Personalmente, deseo que Junts siga en el Govern, porque soy consciente del momento actual que vivimos, y no pienso eludir mis responsabilidades. Seguiremos adelante para cumplir los compromisos que adoptamos con mi investidura. Haremos de Cataluña un país más justo, más próspero e irremediablemente libre", ha explicado Aragonés.

Junts, para dar mayor incertidumbre, ha aplazado la ejecutiva del partido que estaba prevista para este miércoles por la tarde después del Consell extraordinario y la realizará el jueves a las 8 horas de forma telemática.