| 23 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Sánchez no quiere sumar a su "debe" los fracasos electorales en País Vasco y Galicia
Sánchez no quiere sumar a su "debe" los fracasos electorales en País Vasco y Galicia

Sánchez maniobra para que las derrotas de Galicia y País Vasco no le salpiquen

El nuevo fracaso del que pretende salir indemne el líder socialista: según las encuestas el PSOE puede pasar de 16 a 8 parlamentarios en el País Vasco y de 18 a 15, en Galicia.

| Javier Ruiz de Vergara España

"Pedro ha optado por el postureo porque sabe que desde hoy está en libertad vigilada". Esta frase, pronunciada por un destacado diputado socialista este pasado viernes, tras el segundo "no" a la investidura de Mariano Rajoy, resume el estado de desconcierto que reina entre los cuadros socialistas tras la fallida intentona del líder del PP, el inminente arranque de las campañas electorales en el País Vasco y Galicia y la ambigua propuesta improvisada ahora por Sánchez, con todas las cautelas de sus fieles y aún más de sus críticos, para intentar una nueva aproximación a las rebautizadas por el líder socialista como "fuerzas del cambio".

Los críticos recuerdan la boutade de Sánchez tras las municipales: "yo no me presentaba a estas elecciones", dijo

Sin diálogo fluido con los barones y con una ejecutiva atrincherada, Sánchez ha formalizado este lunes ante sus más fieles su nueva apuesta para los próximos días: una ronda de contactos con todos los partidos pero, eso sí, sin postularse para encabezar una alternativa a Rajoy. "Un postureo", en palabras del diputado anteriormente citado, dado que ahora la prioridad de Sánchez deberá ser conciliar a Ciudadanos con Podemos en busca de no se sabe que fórmula que haría al líder socialista candidato de nuevo con sólo el aval de sus 85 diputados.

Pero a muchos dirigentes críticos con los pasos de Sánchez no se les ha escapado que el mismo día en que el secretario general del PSOE reunía a su equipo, dos de los barones más críticos con él hacían lo propio con sus ejecutivas. Los socialistas manchegos y los andaluces han renovado estrategias para arropar los pasos futuros de sus líderes: Guillermo Fernández Vara y Susana Díaz. De la resaca tras la escaramuza vivida en el Congreso en la noche del viernes, el segundo portazo del PSOE al desbloqueo político, quedan este lunes dos reflexiones. "Hace falta gobierno ya", reitera Vara, antes de ir un paso más allá y arremeter contra los "silencios cómplices". "Ahora toca reflexionar y debatir", es el mensaje trasladado a los suyos por la presidenta andaluza, Susana Díaz, quién sin citar a Sánchez ha pedido "que no se engañe a los ciudadanos". Ambos se van a mover, se da por seguro, pero no antes de dos semanas.

El trago de Sánchez, la baza de los barones

Pero el juego del líder socialista, prolongando el colapso institucional sin alternativa ninguna ha llevado a los socialistas más debilitados que nunca a un escenario electoral muy complicado para el partido: las elecciones vascas y gallegas. Es tal la esquizofrenia que se vive en las federaciones socialistas que algunos de sus miembros reconocen que sólo un sonado batacazo del PSOE podría abrir un rayo de esperanza para su rearme y renovación.

Este próximo jueves arrancan dos campañas en las que los socialistas coquetean con el desastre, según todos los sondeos publicados hasta la fecha. Por eso, el secretario de Organización César Luena ha contado con la complicidad de los socialistas vascos para organizarle a Sánchez una presencia más bien tibia en la campaña vasca. Un acto sin grandes pretensiones este domingo y dos visitas de perfil bajo en el resto de la campaña para respaldar a Idoia Mendía, una de las más fieles a Sánchez y reciente defensora del entendimiento entre PSOE, Podemos y... Bildu. Los socialistas tienen un negro panorama en el País Vasco como cuarta fuerza política por detrás de PNV, los de Iglesias y los proetarras de Otegi. Según el último Euskobarómetro, incluso podrían ser superados por el PP y convertirse en la última opción de los electores.

Pero el panorama para Sánchez en Galicia es mucho peor. Una gestora lidera el partido tras la imputación de dos de sus secretarios generales. Su activo más valioso, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, está enfrentado con Sánchez. Y Ferraz ha impuesto candidatos en Pontevedra desatando una guerra civil. El candidato a la Xunta, Joaquín Fernández Leiceaga, ha pedido al líder que se implique en la campaña pero las bases lo van a recibir de uñas. La última encuesta de La Voz de Galicia sitúa a Feijóo rozando la mayoría absoluta y, por primera vez, a la Marea que integran izquierdistas, nacionalistas y Podemos, superando al PSdG.

Y este es el nuevo fracaso que pretende obviar el líder socialista: según las citadas encuestas el PSOE puede pasar de 16 a 8 parlamentarios en el País Vasco y de 18 a 15, en Galicia. En definitiva, Ferraz quiere una campaña de perfil bajo para que Sánchez pueda comparecer el 25S con el mismo argumento que ya usó en las municipales y autonómicas, cuando su partido fue arrasado por Podemos, sus marcas y sus mareas. "Yo no me presentaba a estos comicios", se justificó el líder para asombro de sus barones.

Estos tienen claro el plan para el 26S pase lo que pase en las urnas vascas y gallegas. Primero forzar un Comité Federal. Y luego, y esto es lo último que circula por los mentiremos socialistas, forzar que una gestora sustituya al equipo de Sánchez. Se lograría con la dimisión de la mitad más uno de los miembros de su Ejecutiva, donde están representadas todas las federaciones.