| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Ignacio Garriga e Iván Espinosa de los Monteros se saludan tras una rueda de prensa en la sede de Vox.
Ignacio Garriga e Iván Espinosa de los Monteros se saludan tras una rueda de prensa en la sede de Vox.

Garriga sale para negar la crisis en Vox pero suelta una frase que le delata

El secretario general de los de Santiago Abascal niega que haya facciones o bandos dentro de su partido y asegura que la formación está, a pesar de las informaciones, en su mejor momento.

| Raúl Puente España

La misión de Vox tras el terremoto provocado por Iván Espinosa de los Monteros y su decisión de dejar de ser portavoz en el Congreso y limitarse a la militancia en el partido es hacer ver como que nada hubiera pasado. Como si este movimiento fuese solo una circunstancia puntual. Una estrategia del todo entendible y lógica por parte de los de Santiago Abascal para tratar de apagar el incendio generado pero insuficiente para acabar con las llamas encendidas por el que era sin duda una de las caras más visibles del partido.

Y es que, las reacciones se han ido sucediendo. La última, la del médico Juan Luis Steegman, que iba a ocupar el escaño que quedaba libre pero dimitió de sus funciones en la dirección nacional de Vox y rechazó el sillón. Un puesto que ocupará Carla Toscano, una de las más acérrimas enemigas de Irene Montero.

Por ello, este viernes ha sido el turno del secretario general de Vox, Ignacio Garriga, de salir a la palestra en una entrevista en RNE para intentar calmar las aguas, aunque como suele ser habitual, sin perder la oportunidad de lanzar algún dardo que otro. En este caso el dardo ha sido para los medios de comunicación, a los que ha acusado de una campaña de acoso y manipulación contra el partido de Abascal, alimentando los rumores sobre el motivo político, además del personal y familiar, de la comentada decisión de Espinosa de los Monteros.

Una de las principales teorías y más allá de posibles temas concretos como la no inclusión de Rocío Monasterio, mujer de Espinosa de los Monteros, en las listas del Congreso, es la posible división dentro del partido tras los últimos cambios internos. Unos cambios donde cogen peso precisamente Garriga y Jorge Buxadé. Por ello, ha querido desmentir rotundamente que esa división interna en “facciones” sea real.

 

Facciones no…pero sí “nuevos liderazgos”

Sin embargo ha habido una frase en la que podía estar la clave y que puede tirar en parte esa defensa de Vox de que no hay facciones. Concretamente, Garriga ha dicho que dentro de la formación están surgiendo "nuevos liderazgos". Eso sí, nuevos liderazgos y por lo tanto cambios que no afectan a sus principios: “Denunciar la inseguridad, la inmigración ilegal o el despilfarro de dinero público”.

“Desterremos de una vez por todas cualquier teoría de crisis, de facciones y, en fin, de ficciones del terror absolutamente falsas que lo único que pretenden es enterrar una vez más a Vox”, ha expresado el secretario general de Vox. Además, ha querido recalcar en que la salida de Espinosa de los Monteros se debe a motivos familiares y personales tal y cómo él mismo dijo. También ha recordado que sigue siendo un "activo" importante para ellos y que sigue colaborando como afiliado.

Ignacio Garriga, Santiago Abascal y Espinosa de los Monteros durante un acto de campaña de Vox para las elecciones del 23 de julio.

Para acabar, ha contestado al ataque que ha llegado de su exdiputado Rubén Manso, que aseguró que Vox no tenía futuro. “Si tanto critican algunos que no han renovado en las listas evidencia que querrían estar en la posición que gozaban hace unos meses”, ha contestado Garriga, que también ha expresado que a pesar de todo lo que se habla, “Vox está más fuerte que nunca” y “goza de una salud como nunca antes”.