21 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Sánchez e Iglesias tras rubricar su acuerdo de Gobierno

PSOE y Podemos encuentran la solución a la ruina: no devolver el dinero a la UE

Los dos partidos del Gobierno comparten un manifiesto en el que abogan porque el BCE condone la deuda a los Estados miembros para permitirles comenzar desde cero.

| A. J. España

La solución que propone PSOE y Podemos para acabar con los problemas económicos que atraviesa España, es, simplemente, que el Banco Central Europeo perdone la deuda. Así lo han ratificado Cristina Narbona, presidenta de los socialistas, y Nacho Álvarez, responsable económico de Podemos, sumándose a un manifiesto de varios economistas europeos, lo que supondría un total de 300.000 millones de euros.

Esta cantidad equivale a una cuarta parte de la deuda pública y a un 30% del PIB español. Una propuesta "sencilla", a juicio de los firmantes, en la que como contrapartida los beneficiarios se comprometerían a "invertir las mismas cantidades en la reconstrucción ecológica y social", aunque también propone la posibiidad de que en lugar de condonarla se trabnspforme en una "deuda perpetua y sin intereses".

 El manifiesto publicado por el diario El País, encabezado por el economista francés Thomas Piketty y titulado Anular la deuda pública mantenida por el BCE para que nuestro destino vuelva a estar en nuestras manos, incide en que el BCE "puede permitírselo" ya que es "un acreedor que no teme perder su dinero", e incluso afirman que puede "crear dinero para compensar estas pérdidas".

De esta manera, creen que se podría fomentar la invesión de los Estados, ya que muhcos de ellos "han reducido su nivel de endeudamiento en lugar de pedir préstamos", y abogan por una transformación de las normas de la UE tanto a nivel fiscal como en cuanto a los criterios de deuda y déficit, ya que Europa "está sistemáticamente bloqueada por sus propias normas".

Sin embargo, estos postulados que ya han sido propuestos en anteriores ocasiones no han sido bien recibidos por otros economistas, ya que abriría la puerta a romper los pactos establecidos en el seno de la Unión en los que se considera vital devolver los préstamos a la UE para no quebrar los propios principios de la Unión.