| 21 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez utilizará el Debate de la Nación para revivir un Gobierno que agoniza

Las encuestas son de moledoras, el PP podría plantearse ya gobernar en solitario, ante un Sánchez en caída libre que se aferra al Debate como tabla de salvación de su Gobierno.

| Andrea Jiménez España

Pedro Sánchez no acude esta semana al Congreso de los Diputados para dar cuentas de su gestión en el Debate sobre el Estado de la Nación, sino que utilizará este escenario para intentar rescatarse a sí mísmo e intentar dar oxígeno a un Gobierno que agoniza. 

Las últimas encuestas publicadas han terminado por aniquilar las esperanzas del presidente de revalidar su mandato y consciente de ello, aprovechará toda a atención que la cita merece para dar un impulso al Ejecutivo con nuevas medidas que sirvan para reconciliarle con su electorado.

De hecho, según el último sondeo publicado por ABC y elaborado por GAD3, el PP ganaría las elecciones, obteniendo entre 155 y 159 diputados, por lo que Feijóo estaría caminando de forma inexorable hacia una mayoría absoluta similar a la que cosechó Juanma Moreno en Andalucía. 

Según el sondeo, este ascenso del PP se conseguiría en detrimento de Vox, que pasaría de 52 escaños a un máximo de 39, por lo que aunque pueda apoyarse en la formación de Abascal, Feijóo podría incluso plantearse ya gobernar en solitario.

Por su parte, el PSOE caería por debajo de los 100 diputados. En concreto, se estima que aspirarían a un máximo de 98 diputados, 20 menos de los conseguidos en las elecciones anteriores, mientras que su socio de Gobierno solo obtendría 18 representantes, cuando actualmente tiene 35, llevando al desastre a los morados y acabando desde el inicio con el supuesto revulsivo que iba a suponer la llegada de Yolanda Díaz.

Sánchez está al límite

Así las cosas, Sánchez sabe que necesita algo más para salir de la espiral en la que se encuentra. La situación del Gobierno es límite, tanto por los enfrentamientos internos, entre socialistas y morados, como la percepción que tienen los ciudadanos de que está a la deriva y sin ofrecer soluciones contra una crisis que asfixia a las familias.

La inflación asciende de forma imparable y desde que se pusieron en marcha las medidas del Gobierno la solución no ha hecho más que empeorar, por lo que Sánchez necesita un golpe de efecto que le haga resurgir.

Así aprovechará el Debate del Estado de la Nación como escaparate de sus nuevas medidas. Hará anuncios y marcará la agenda con el perfil más ideológico que ya ha desempolvado a raíz de los comicios andaluces, a la par que intentará vender que ha presidido el Gobierno que le ha tocado lidiar con las mayores adversidades de los últimos años.

Y es que, Sánchez necesita reivindicarse y plantearse como alternativa a un PP imparable y lo hará utilizando a Rajoy como modelo de lo que considera que no hay que hacer para gestionar una crisis económica. Avivará el fantasma de la crisis de 2012, el clavo ardiendo al que le queda por aferrarse para presentarse como el presidente que aboga el gasto público frente a los recortes, aunque eso suponga arruinar al país.