| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Sánchez, con gesto airado, este miércoles en el Congreso de los Diputados.
Sánchez, con gesto airado, este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Sánchez plagia a ZP y replica la "estrategia de tensión" contra Rajoy en 2008

Moncloa pisa el acelerador en su deriva "crispadora" para tratar de evitar lo que las encuestan auguran al PSOE. Pero también en esto el sanchismo se abona al plagio.

| Javier Ruiz de Vergara España

Suele decirse que la historia y las estrategias de los partidos políticos tienden a repetirse. Y que en los momentos desperados ante una anunciada derrota electoral, algunos líderes políticos intentan emular lo que antes hicieron sus antecesores para salvar los muebles.

Como adelantó este martes el director de ESdiario, Antonio Martín Beaumont, la acelerada estrategia de La Moncloa para envilecer el escenario político ha provocado mucho runrún en el escanenario político nacional.

Y es que a muchos socialistas ha sorprendido la deriva crispatoria de Pedro Sánchez, que este inauguró oficialmente en julio durante su comparecencia para hacer balance del semestre justo antes de las vacaciones del verano.

Una estrategia de tensión consistente en señalar a los grandes enemigos de los españoles de a pie -esa recurrente ahora “clase media y trabajadora”- y que van desde Alberto Nuñez Feijóo a Ana Botín, desde Santiago Abascal a Ignacio Sánchez Galán.

Con las encuestas en contra, el zapaterismo inspira al sanchismo para evitar un nuevo cambio histórico de ciclo político. Pero un exdirigente de aquella etapa advierte: “La España de 2008 nada tiene que ver con la de 2022”.

Este mismo miércoles, en la sesión de control en el Congreso un Sánchez de nuevo visiblemente airado ha vuelto a replicar esa estrategia de la tensión en sus cara a cara con Cuca Gamarra, Santiago Abascal y Gabriel Rufián.

Pero tampoco este encrispamiento de la política nacional urdido por Pedro Sánchez es original. Porque el copyright en el PSOE lo tiene Jose Luis Rodríguez Zapatero, el exlíder socialista que más ha inspirado al sanchismo.

 

Un joven Pedro Sánchez, junto a Pepe Blanco, Óscar López y Antonio Hernando. Hombres y estrategias se repiten para evitar a la desesperada una nueva hecatombe del PSOE.

 

“La mano de ZP y de Pepe Blanco está ahí. Y no es casualidad que los grandes gurús ahora sean Óscar Lopez y Antonio Hernando, dos hombres de la factoría pepiño”, explica a ESdiario un exdirigente de Ferraz con peso en el zapaterismo, tanto en el gobierno como en el partido.

Dirigente que recuerda la pillada viral a Zapatero durante la campaña de 2008 contra Mariano Rajoy en la que un micrófono abierto desveló la fórmula socialista para revertir las encuestas y evitar el eterno problema del PSOE, la desmovilización de los suyos. “Necesitamos tensión”, le confesó el predecesor de Sánchez a Iñaki Gabilondo en el plató de Cuatro.

 

 

Con Óscar Lopez y Antonio Hernando en el Ala Oeste de La Moncloa y Patxi López -otro protegido del expresidente- al mando en el Congreso, Sánchez ha decidido emular al Zapatero de 2008. Lo ha hecho antes también con la política antiterrorista, con leyes divisivas como la eutanasia y con los guiños populistas a Venezuela.

 Ahora, con las encuestas en contra, el zapaterismo inspira al sanchismo para evitar un nuevo cambio histórico de ciclo político. Y embarra el terreno de juego político. Pero el exdirigente arriba antes citado advierte: “La España de 2008 nada tiene que ver con la de 2022”.