25 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Juanma Moreno y Díaz Ayuso

Madrid, Cataluña y Andalucía reciben la mitad de vacunas que Baleares o Aragón

El reparto del antídoto para el coronavirus, decidido por el Gobierno de España, no respeta las proporciones poblacionales de las regiones en algunos casos llamativos.

| Javier Rodríguez España

Un camión cargado de vacunas circula en estos momentos rumbo a Guadalajara, epicentro logístico del reparto que, este domingo, comenzará por toda España en una operación controlada, casi al completo, por el Gobierno.

Ese viaje se repetirá periódicamente para depositar en el almacén alcarreño 350.000 dosis semanales del antídoto más esperado, con el que se pretende inmunizar a más cuatro millones de españoles al término del próximo trimestre, un 10% de la población total.

No está claro el criterio seguido por el Ministerio de Sanidad para su distribución por Comunidades Autónomas, la cantidad para cada una de ellas y las razones exactas: no hay grandes diferencias en el número de mayores ubicados en residencias ni en trabajadores sanitarios, los dos primeros colectivos receptores, que expliquen el aparente agravio que, con las primeras cifras en la mano, se percibe con las cuotas anunciadas hasta ahora, al menos.

Aragón, Baleares o Castilla-La Mancha esperan las mismas vacunas que Madrid, Andalucía o Cataluña con entre 3 y 8 veces menos habitantes

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, encendió la alarma en Nochebuena al advertir el insuficiente número de dosis que desde este domingo su región va a recibir. Y los números parecen darle la razón, según el estudio comparativo elaborado por ESdiario.

Así, Madrid espera 207.000 dosis totales en las próximas semanas, entre ocho y doce, para una población de más de 6 millones de madrileños. Baleares, con seis veces menos población, ha anunciado que recepcionará 73.000 unidades, lo que arroja una conclusión: el número de vacunas para los madrileños, en proporción a su población, es menos de la mitad del que le correspondería con arreglo al criterio aplicado en las Islas.

Siguiendo la proporción balear, donde gobierna el PSOE con Francina Armengol, a Madrid le tocarían 438.000 unidades, más del doble de las previstas. Un desajuste que también experimenta Cataluña, con una cuota similar a la de Madrid. Y que se percibe al comparar a las dos Comunidades con otras que han revelado qué esperan de la primera fase de la vacunación.

 

Castilla-La Mancha, gobernada por el socialista Emiliano García-Page, ha anunciado 219.000 vacunas, más que Madrid y Cataluña pese a tener tres veces menos población. Algo parecido sucede en Aragón, donde se han confirmado 180.000 unidades, un número parecido al previsto para madrileños y catalanes con seis veces menos población.

No se conoce el criterio elegido

Y aún hay un caso peor que el de Madrid y Cataluña: Andalucía, con más de ocho millones de habitantes, tiene previsto recibir algo menos de 200.000 dosis en la primera tanda, cuando las ratios aplicadas en las tres comunidades socialistas citadas le harían alcanzar entre cuatro y hasta ocho veces más. Un número que, según fuentes de la Junta, puede crecer finalmente hasta las 800.000 de aquí a marzo, pero que de entrada era al menos así de bajo.

¿Hay un reparto político? ¿Es mera casualidad? ¿Son cifras provisionales, pese a que nadie las ha desmentido y los propios Ejecutivos regionales las han confirmado, que irán variándose sobre la marcha?

Puede ser, todo dependerá de la capacidad de producción y de la decisión del Ministerio de Sanidad. Pero lo cierto es que el punto de partida refleja una falta de relación entre el número de habitantes de cada región y las vacunas reservadas para cada territorio por razones que, en estos momentos, se desconocen.