| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez, desbordado, cancela su agenda ante el caos de inmigrantes en Ceuta

El ministro del Interior ha asegurado que desde que estalló la crisis han llegado unos 6.000 inmigrantes a Ceuta y de los que 1.600 son menores.

| Andrea Jiménez España

La crisis migratoria se ha desatado en Ceuta y Melilla. Un desastre anunciado en el que miles de inmigrantes han entrado en las costas españolas sin control provocando el caos en la zona. Tanto es así, que el Gobierno, desbordado por una situación que no vio venir, se ha visto obligado a desplegar al Ejército y Sánchez ha cancelado su viaje a París. 

"Mi prioridad en este momento es devolver la normalidad a Ceuta. Sus ciudadanos y ciudadanas deben saber que cuentan con el apoyo absoluto del Gobierno de España y la máxima firmeza para velar por su seguridad y defender su integridad como parte del país ante cualquier desafío", ha apuntado Sánchez en un mensaje en las redes sociales.

 Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha cifrado en 6.000 el número de inmigrantes que han llegado a Ceuta durante la crisis migratoria que se ha desatado. De ellos, según ha afirmado, 1.500 ya han sido devueltos a Marruecos, mientras que estima que 1.600 son menores.

Sin embargo, parece que la llegada masiva de inmigrantes aún no ha cesado puesto que según ha relatado el titular de interior en una entrevista en TVE, "sabemos que en el Espigón todavía hay personas con voluntad de venir".

Por ello, ha anunciado la llegada de "200 efectivos", 150 policías y 50 guardias civiles, para "completar una plantilla de más de 1.100 efectivos que hay de forma ordinaria", y además, la intervención en patrullas conjuntas con integrantes de las Fuerzas Armadas, concretamente a las unidades de La Legión y Regulares, para reforzar a las fuerzas de seguridad en el control de la ciudad.

1.500 personas devueltas

Según Marlaska, el Gobierno está "adoptando todas la medidas para garantizar la seguridad, proteger nuestras fronteras y proceder a la devolución en colaboración con las autoridades marroquíes", unas devoluciones que ha cifrado en unas 1.500 personas.

El ministro, además, ha criticado al líder de Vox, Santiago Abascal, que este lunes aseguró en las redes sociales que "Marruecos está invadiendo Ceuta con miles de asaltantes por la inacción cobarde y criminal del Gobierno que ha rendido nuestra frontera sur", además de pedir que se despliegue al Ejército para "la expulsión de los invasores".

Según Marlaska, el Gobierno ya activó "a las Fuerzas Armadas ante una situación extraordinaria en la que el orden público está garantizado" y ha asegurado que "o que practicamos es la política de ser serios y no hacer soluciones simplistas como parece querer hacer Abascal". 

Además, ha insistido en que "la política migratoria es una política continuada en el tiempo y en el ámbito de la UE y en la que está trabajando de manera efectiva desde hace tres años".

El presidente de Ceuta, Juan Vivas, ha reconocido estar pasando por "uno de los momentos más duros y difíciles" en los más de 20 años que lleva al frente del Gobierno autonómico

Sin embargo, la realidad es que Ceuta ha amanecido este martes con miles de ciudadanos marroquíes deambulando por las calles de la ciudad, sobre todo por las barriadas de la periferia, tras otra noche de entradas continuas a través del espigón marítimo fronterizo del Tarajal.

La Delegación del Gobierno y el Ejecutivo local acordaron durante la noche habilitar el estadio 'José Benoliel' para albergar a los marroquíes adultos que se encuentran en la calle con el fin de "posteriormente proceder a su devolución", mientras que a los menores de edad se les está dando cabida en naves de los polígonos comerciales del Tarajal y en módulos prefabricados en la zona de Piniers.

Por ello, el presidente del Ejecutivo local, Juan Vivas, ha reconocido estar pasando por "uno de los momentos más duros y difíciles" en los más de 20 años que lleva al frente del Gobierno autonómico y ha resaltado que "este no es un asunto de inmigración, es mucho más trascendente: se trata de restablecer la normalidad de manera inmediata y contundente en el ejercicio de la acción diplomática utilizando todos los medios y recursos a su alcance, el Ejército incluido".

Pero la situación en Melilla comienza a complicarse también ante la llegado de un grupo de otros 80 migrantes. En este caso parece que las autoridades marroquíes sí están colaborando en evitar la entrada, pero el efecto llamada es tan grande que cualquier escenario es previsible.