| 28 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pere Aragonès y Pedro Sánchez
Pere Aragonès y Pedro Sánchez

ERC amenaza con derribar al Gobierno si Sánchez no traga en la Mesa

Pedro Sánchez ya sabe lo que se va a encontrar este miércoles cuando se encuentre con el presidente catalán, puesto que ya se lo han avisado en el Congreso de los Diputados.

| Andrea Jiménez España

Pedro Sánchez se plegó a las exigencias del Gobierno catalán y encabezará la llamada 'mesa de diálogo' este mismo miércoles. Pero ya sabe lo que se va a encontrar, puesto que el independentismo lo ha dejado claro: referéndum de autodeterminación y amnistía. Esas son sus exigencias, pero además, han ido acompañadas de una advertencia lanzada en el Congreso de los Diputados.

El encargado de dar el aviso ha sido el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante la sesión de control al Gobierno, dejando claro que su formación sigue teniendo la llave de la gobernabilidad ya que de sus votos depende la aprobación de los Presupuestos y también la presencia de Sánchez al frente del Ejecutivo.

"Si fracasa la mesa de diálogo, no fracasará el independentismo. Si decepcionamos, también decepcionará la izquierda española y, si eso pasa, Vox y PP entran en Moncloa, y eso nos irá mal a todos", ha asegurado Rufián.

 Sánchez, por su parte, ha obviado esta advertencia, y ha preferido lanzar un dardo al independentismo haciendo referencia al enfrentamiento que ha suscitado la cita en el seno del Govern, donde ERC ha excluido a Junts, debido a que sus representantes no formaban parte del Ejecutivo.

La cita comenzará con un encuentro entre Sánchez y Aragonés a las 15.00 horas y  una hora más tarde, darán el pistoletazo de salida al encuentro entre las delegaciones del Gobierno y la Generalitat, con posiciones encontradas.

Junts torpedea la reunión

Y es que, desde Junts, nunca han apostado por esta reunión y, bajo la tutela de Puigdemont, siempre han preferido la vía unilateral, por lo que los nombres propuestos, entre los que se encontraban los indultados Jordi Sánchez y Jordi Turrull, no ha sido más que un intento de torpedear una mesa, que ERC quiere utilizar para convencer al electorado independentista de que aún existe una opción para alcanzar su quimera.

Los republicanos pretenden convencer de que el Gobierno aceptará sus reivindicaciones, aunque Sánchez ya ha dejado claro que no habrá autodeterminación, aunque abrió la puerta a la posibilidad de refrendar los acuerdos alcanzados en la misma a través de una votación. 

La CUP organiza una manifestación en contra

Pero ERC no solo tienen enfrente a Junts, sino que también la CUP planea evidenciar sus discrepancias para ganarse el favor del electorado más radical. De hecho, ha convocado este miércoles a las 18.30 horas una concentración contra la mesa de diálogo en la plaza Sant Jaume de Barcelona, frente al Palau de la Generalitat, donde se estará celebrando este encuentro.

La protesta, organizada por la CUP, Alerta Solidaria, Arran, Endavant, Coordinadora Obrera Sindical (COS) y Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), se concentrará bajo el lema 'Ni pactos, ni renuncias'.

Pero al margen de la propia división independentista, lo que parece claro es que la posición de ERC en el Congreso de los Diputados es fundamental para seguir presionando a Sánchez, aspirando a una mayor autonomía y también una mayor cantidad de transferencias, como las que ya se están negociando de forma paralela.

Un "sainete que no beneficia a nadie".

Sin embargo, tal y como se están desarrollando los acontecimientos parece que la reunión está abocada al fracaso, algo que destacan ya desde la oposición. A juicio del portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, no es más que un "sainete que no beneficia a nadie".

"No tiene ningún sentido en cuanto al fondo y desde el punto de vista de la forma es un sainete, porque ahora, como consecuencia de que Junts no va, el Gobierno recorta en dos los ministros que van a la mesa, como los otros llevan ocho, yo ocho. Los ministros que van a una mesa es porque tienen algo que aportar, no porque rellenen la mesa", ha zanjado.