| 14 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez y Mohamed VI en su último encuentro en Rabat.
Pedro Sánchez y Mohamed VI en su último encuentro en Rabat.

Sánchez se planta en Marruecos sin aclarar el espionaje a su móvil ni el Sáhara

El halo de sospecha que planea sobre la "tutela" del régimen alahuita sobre algunas decisiones de Moncloa no se ha aclarado. Los ministros de Podemos boicotean la cumbre bilateral del jueves

| Javier Ruiz de Vergara España

Ni el vuelco histórico sobre la postura de España sobre el Sáhara. Ni el supuesto papel de Rabat en el espionaje al teléfono del presidente del Gobierno con el programa Pegasus. Ni la polémica presencia laboral de Begoña Gómez en varios países de África...

Pedro Sánchez se va a plantar este jueves en el país vecino sin aclarar el halo de sospecha que rodea a las relaciones entre el Gobierno progresista y el régimen de Mohamed VI y con el Ejecutivo partido, también en este asunto, en dos. De hecho, los ministros de Podemos han decidido no subir al Falcon y ausentarse de una cumbre teñida de zonas oscuras y sospechas.

El cambio de postura de Sánchez, traicionando la postura prosaharaui histórica en el PSOE y llegando más lejos de lo que lo han hecho otros países como Francia, que también tiene una relación histórica con Marruecos, ha dejado la polémica del caso Ghali en un segundo plano

Con este escenario, Sánchez viaja este miércoles a Rabat para una cumbre bilateral que, según el ala socialista del Gobierno, debe sentar las bases de una nueva relación entre los dos países en la que las crisis periódicas sean "cosa del pasado".

Desde Moncloa no dudan en tachar de "histórica" la cita, que llega después de ocho años sin una Reunión de Alto Nivel, y ensalzan el camino recorrido en el último año, después de que la carta de Sánchez respaldando el plan de autonomía marroquí para el Sáhara como "la base más sólida, creíble y realista" para resolver el conflicto permitiera cerrar una de las crisis bilaterales más graves hasta ahora.

 

La cita de este jueves permitirá repasar los avances logrados en los objetivos que se marcaron ambos gobiernos en la declaración del 7 de abril tras el encuentro entre Sánchez y el rey Mohamed VI, pero sobre todo sentar unas bases sólidas en la relación que permitan que las recurrentes crisis queden en el olvido.

El objetivo, dijo este lunes el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, es evitar "esas crisis que España y Marruecos parecía que tenían cada x años".

En este sentido, fuentes gubernamentales destacan que al contrario de lo que ocurría antes, ahora cada vez que surge un "irritante" en el horizonte, se descuelga el teléfono y se habla con la otra parte, ya que existe una comunicación permanente y se tratan los asuntos con sinceridad.

 

El halo de sospecha que planea sobre la política de Sánchez sobre Marruecos sigue sin aclararse.

 

El cambio de postura de Sánchez, traicionando la postura prosaharaui histórica en el PSOE y llegando más lejos de lo que lo han hecho otros países como Francia, que también tiene una relación histórica con Marruecos, ha dejado la polémica del caso Ghali en un segundo plano y de hecho Rabat viene llevando a cabo una intensa labor diplomática para que otros países sigan los pasos del Gobierno español.

 

 

A esta XII cumbre bilateral Sánchez acudirá acompañado por doce ministros, ninguno de Unidas Podemos, como ya habían adelantado estos cuando se conoció la fecha de la cita, haciendo ver así su malestar por la postura del presidente respecto al Sáhara.

Pedro Sánchez se va a plantar este jueves en el país vecino sin aclarar el halo de sospecha que rodea a las relaciones entre el Gobierno progresista y el régimen de Mohamed VI y con el Ejecutivo partido, también en este asunto, en dos.

Aunque Albares dijo que a Rabat irían los ministros que tuvieran temas que tratar con sus homólogos marroquíes, fuentes gubernamentales señalan que en caso de que alguno de los alrededor de 20 acuerdos que se sellarán en la reunión afecte a la cartera de un ministro que no esté presente, el ministro de Exteriores tiene plena potestad para suscribirlo en su nombre.

A la cumbre acudirán la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y la tercera, Teresa Ribera, así como los titulares de Exteriores, José Manuel Albares; de Justicia, Pilar Llop, de Interior, Fernando Grande-Marlaska; de Transporte, Raquel Sánchez; de Educación, Pilar Alegría; de Comercio e Industria, Reyes Maroto; de Agricultura y Pesca, Luis Planas; de Cultura, Miquel Iceta; de Ciencia, Diana Morant; y de Inclusión, José Luis Escrivá.