| 13 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Imagen de la manifestación de este 8 de octubre en Barcelona
Imagen de la manifestación de este 8 de octubre en Barcelona

El constitucionalismo abandonado por el PSOE copa las calles contra Sánchez

Decenas de miles de españoles copan las calles de Barcelona para rechazar una amnistía y un referéndum de autodeterminación que Sánchez ya negocia con los independentistas.

| Hugo Pereira España

Una notable ausencia marca la diferencia entre la manifestación convocada por Sociedad Civil Catalana el 8 de octubre del 2017 y la convocada esta mañana, justo seis años después. A pesar de que el trasfondo es el mismo, el de una minoría independentista que quiere imponer su idílica forma de entender y disgregar Cataluña, yendo en contra de la Constitución, el PSOE ha rechazado secundar y asistir a una manifestación pretendidamente de la sociedad civil, sin protagonismos políticos. En consecuencia, el constitucionalismo se ha encontrado con el respaldo de, tan solo, dos partidos políticos: el PP y Vox

Y aunque, ciertamente, la desafección política materializada en un hartazgo social está desinflando las convocatorias de los independentistas, que ven como año tras año pierden apoyos -al menos públicos-, lo mismo, en menor intensidad, ocurre con el constitucionalismo. Muchos españoles están hartos de su clase política. "En la manifestación seguro que había el doble de las 50.000 personas que dice la Guardia Urbana pero muchas menos de las 300.000 que dice la organización", asegura a ESdiario una solvente fuente consultada. Además, incide, "la media de edad en la manifestación era bastante elevada, no se veía prácticamente a jóvenes". Un dato, sin duda, muy relevante que demanda un sesudo análisis.

Pero más allá del baile de cifras, de tan interesante polémica tras cualquier movilización, lo que está claro es que el constitucionalismo aúna más apoyos que el independentismo. Incuestionablemente muchos más. "La manifestación ha superado en asistentes a la Diada separatista", subraya a este periódico una conocida fuente de la dirección del PP de Cataluña. "Eso es un éxito", sentencia. 

 

La amnistía y la autodeterminación que Sánchez negocia

Con la amnistía, conciben desde la organización de la manifestación, "se vulnera el principio de igualdad porque se evidencia que no todos los españoles somos iguales ante la ley. Es decir, pueden venir unos políticos que amnistían a otros políticos por haber cometido un delito y cualquier ciudadano por una pequeña fechoría que cometa le puede caer un palo en la justicia y nadie le amnistía. Es que esto realmente es sorprendente", destacan a este periódico desde Sociedad Civil Catalana.

Por su parte, el líder del PP afirmó que "no se trata de una amnistía que busca la reconciliación, sino que busca exclusivamente la presidencia del Gobierno (...) No busca la convivencia, sino una transacción económica, y eso es lógicamente una involución y una decisión reaccionaria", ha asegurado Feijóo, que ha añadido que la amnistía supone "faltar a la igualdad real y efectiva de los ciudadanos ante la ley".

"Ni la dignidad de Cataluña está en venta ni la presidencia del Gobierno está en venta", ha sentenciado el líder de los populares, que fue recibido con gritos de "presidente".

La gran movilización del PP y Vox

A pesar de que no se trató de una manifestación organizada por el Partido Popular, la ingente cantidad de populares tanto de Cataluña como provenientes de todas partes de España, especialmente de Madrid, que han asistido a esta masiva protesta contra los pactos y negociaciones de Pedro Sánchez ha sido destacable.

Ayuso, concretamente, fue con prácticamente todo el ejército de consejeros madrileños: Miguel Ángel García (Presidencia, Justicia y Administración Local); Jorge Rodrigo (Vivienda, Transportes e Infraestructuras); Rocío Albert (Economía, Hacienda y Empleo); Fátima Matute (Sanidad); Miguel López-Valverde (Digitalización); Emilio Viciana (Educación, Ciencia y Universidades); Ana Dávila (Familia, Juventud y Asuntos Sociales); y Mariano de Paco (Cultura, Turismo y Deporte).

 

Y lo mismo ocurrió a nivel de dirección del PP de Madrid, asistieron: Alfonso Serrano (secretario general); Ana Millán (vicesecretaria de Organización y Electoral); José Antonio Sánchez (vicesecretario de Territorial); Inmaculada Sanz (vicesecretaria de Sectorial); Carlos Díaz-Pache (portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea); Francisco Galeote (presidente del Comité Jurídico); Nikolay Yordanov (presidente del Comité Afiliaciones); Victoria Barderas (defensora del Afiliado); José Luis Martínez-Almeida (alcalde de Madrid); e Ignacio Dancausa (presidente de NNGG Madrid).

La dirección del PP nacional y muchos de sus líderes territoriales, además de la propia Ayuso, tampoco han querido perderse la movilización. Junto a Alberto Núñez Feijóo, asistieron Miguel Tellado, Cuca Gamarra, Juan Bravo, Alejandro Fernández, Jorge Azcón, Fernando López Miras, Paco Núñez, Juanma Moreno, entre otros. Y no solo la dirección, tantos otros reconocidos populares han asistido como Dolors Montserrat, Esperanza Aguirre o Cayetana Álvarez de Toledo

Por la parte de Vox también ha habido una gran una gran movilización de su dirección. Santiago Abascal fue acompañado por Ignacio Garriga, Pepa Millán, Rocío Monasterio, Iván Espinosa de los Monteros, Javier Ortega Smith, Jorge Buxadé, José Ángel Antelo, entre tantos otros. 

 

Así, pues, al mas de un centenar de autobuses fletados por el PP de toda España, se le han de sumar los muchos viajes organizados vía Twitter que Vox ha promovido. 

Feijóo, Ayuso y Abascal, los más vitoreados 

"Ayuso y Abascal, especialmente, no se podían prácticamente mover ante tal avalancha de fotos y aplausos que le pedían y daban", señala a ESdiario un testigo directo de la manifestación. Es más, tal y como desvela esta misma fuente, "Ayuso se ha tenido que ausentar varias veces de la manifestación debido, seguramente, al calor y al agobio de la situación". No solo Ayuso. "Abascal no podía dar un paso, las pasó canutas para llegar a su coche al término de la manifestación", remarca la misma persona consultada. 

Y es que "la gente quería jarana". Algo que, desde la organización de la manifestación no han proporcionado. Es decir, "los asistentes querían oír a sus líderes", reitera la solvente fuente consultada, "y Sociedad Civil Catalana prohíbe a los políticos que suban al escenario [al ser un acto de la sociedad civil] y, si suben, no pueden hablar". "Y quizás este pudo ser un hecho que desincentivó a algunos a asistir", reconoce la misma fuente. 

Sea como fuere, otra fuente muy próxima a los organizadores de la manifestación asegura a este periódico que están "muy satisfechos con lo que han conseguido esta mañana", remarca. 

En conclusión, "con la manifestación de hoy, los ciudadanos lo que están plasmando de manera muy mayoritaria es su rechazo a la amnistía y al quebrantamiento del principio de igualdad ante la ley", declara a ESdiario un popular que mora los pasillos de Génova 13. "Un Presidente del Gobierno no puede gobernar en contra de la mayoría de los españoles para favorecer a minorías radicales", sentencia.