| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Dina Bousselham junto a Pablo Iglesias e Irene Montero
Dina Bousselham junto a Pablo Iglesias e Irene Montero

El juez del caso Dina pide investigar a la ex asesora de Iglesias por mentir

El juez de la Audiencia Nacional sospecha que Dina Bousselham mintió cuando declaró sobre la tarjeta del móvil que le fue sustraída y que Podemos atribuía a la ‘policía patriótica’

| E. M. España

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha pedido a los juzgados de Madrid que investiguen si la ex asesora de Podemos y de Pablo Iglesias, Dina Bousselham -actual detectora de La Última Hora- cometió un presunto delito de falso testimonio cuando declaró en la pieza del 'caso Tándem' sobre la sustracción de la tarjeta del móvil que le fue robada.

En un auto, firmado este mismo jueves, el magistrado ha admitido la solicitud de la Asociación de Juristas Europeos Pro Lege, que pedía que se dedujera testimonio de Bousselham y a su pareja, Ricardo Sa Ferreira.

En el nuevo auto, el juez García Castellón recuerda que ya puso de relieve las contradicciones apreciadas en las declaraciones de ambos testigos en la exposición razonada que envió en su día al Tribunal Supremo para pedir que se investigase por este asunto a Pablo Iglesias, entonces vicepresidente del Gobierno y aforado.

Frente a la tesis de Podemos, que sostiene que la llanada por ellos policía patriótica robó el teléfono de Dina Bousselham para perjudicar a Pablo Iglesias y filtrar información a la prensa, el juez asegura que hicieron un "uso torticero" del procedimiento penal. Con todo, no pone en duda que la filtración en prensa de todo lo que tenía Dina Bousselham en su teléfono y que supone una intromisión ilegítima en el derecho de su intimidad.

La tesis alternativa del robo es que Pablo Iglesias habría aprovechado la publicación da datos de la tarjeta y el robo de la misma para presentarse como víctima de las cloacas del Estado, sabiendo que la filtración provenía del propio Podemos como resultado de una guerra interna. Pese a que Iglesias sabía que no era cierto, habría supuestamente instado al equipo jurídico del partido a denunciar en el juzgado la filtración del contenido de la tarjeta como consecuencia del robo del móvil.